Tres años después del WHI …

Como se sabe, el ensayo WHI planteaba la tesis de que la terapia hormonal sustitutiva (THS) con estrógenos más progestágenos podía reducir el riesgo cardiovascular y las fracturas osteoporóticas en mujeres postmenopáusicas. Lamentablemente, los investigadores se toparon con un aumento inesperado en el riesgo de padecer cáncer de mama, accidente cerebrovascular, IM y tromboembolismo venoso, en las mujeres que tomaron THS y fue interrumpido anticipadamente en julio de 2002. A su favor, encontró menor riesgo de fracturas y de cáncer colorrectal. Ahora Heiss y cols. publican en Jama el resto de la historia. Es decir, cómo ha quedado la relación beneficio/riesgo de la THS en estas pacientes, tres años después de que suspendieran el tratamiento (periodo post-intervención).

Los resultados son claros. La tasa de cáncer durante el periodo postintervención es mayor para el grupo que fue tratado con THS comparado con el grupo placebo (1,56% vs 1,26% anual respectivamente); fundamentalmente debido al mayor riesgo continuado de cáncer de mama invasivo y la normalización de las tasas de cáncer colorrectal. Las tasas de cáncer de endometrio fueron inferiores en el grupo de THS y los eventos CV no difieren entre los dos grupos. La mortalidad por todas las causas no difiere significativamente, aunque las cifras cantan.

 

 

En definitiva, la relación beneficio/riesgo de la THS con estrógeno+progestágeno parece seguir siendo desfavorable, incluso después de interrumpir el tratamiento. Las conclusiones del ensayo WHI no parecen haber cambiado.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>