Posible efecto rebote tras la retirada de clopidogrel

En pacientes con síndrome coronario agudo (SCA), la duración óptima del tratamiento con clopidogrel no se ha establecido, si bien, los datos clínicos apoyan su utilización hasta 1 año, con un beneficio máximo a los 3 meses. JAMA publica un estudio realizado para evaluar las tasas de efectos adversos tras la retirada de clopidogrel en pacientes con SCA.
 
Se trata de un estudio de cohortes retrospectivo realizado en 3137 pacientes, cuya medida principal es la incidencia de mortalidad por todas las causas o infarto agudo de miocardio (IAM) tras la retirada del tratamiento con clopidogrel. Para el análisis se realizó un agrupamiento de los eventos en los pacientes que habían recibido tratamiento médico sin stent y en los que habían sido tratados con intervención coronaria percutánea (ICP).
 
El tiempo medio de tratamiento hasta la retirada fue de 196±152 días para los pacientes con SCA tratados médicamente sin stents y 203±148 días para los pacientes con SCA tratados mediante ICP.En el 17.1% (n= 268) de los pacientes tratados médicamente ocurrió un evento de muerte o IAM, y el 60.8% de estos se produjo en los primeros 90 días tras la retirada de clopidogrel. En el grupo tratado con ICP los datos fueron similares, con un 7.9% (n=124) de eventos y un 58.9% de los sucesos ocurridos en los primeros 90 días de la suspensión. El riesgo de muerte o IAM tras la suspensión del clopidogrel está incrementado en los primeros 90 días respecto al del periodo va de los 91 a 180 días, en los pacientes tratados médicamente (IRR=1.98; IC95% 1.46-2.69) y en los pacientes con ICP (IRR=1.82; IC95% 1.17-2.83).
 
Los autores sugieren un posible efecto rebote tras las retirada del clopidogrel, siendo necesarios nuevos estudios para confirmar los resultados e identificar estrategias para atenuar este efecto.

Salmeterol: posible riesgo/beneficio desfavorable en niños

Según un informe de expertos de la FDA, el salmeterol (Serevent®) solo o asociado a la fluticasona (Seretide®) pudiera presentar una relación riesgo/beneficio desfavorable para el tratamiento del asma infantil.

Desde que hace 13 meses estas especialidades fueron aprobadas por la FDA para su empleo en niños, se han informado 9 casos de reacciones adversas graves -incluidas 5 muertes- en niños menores de 16 años. Entre otros se han descrito problemas de tolerancia, sobredosis, mareos y problemas circulatorios que también se presentan en los adultos. Estas evidencias son posiblemente aplicables también al formoterol. Los autores del informe recomiendan mayores controles y un estudio en profundidad para valorar el riesgo/beneficio de los beta-2 de acción prolongada en el tratamiento del asma infantil.

Ahora, según publica Reuters, la FDA ha solicitado más información sobre estos medicamentos a los laboratorios fabricantes para determinar su perfil de seguidad.  

MeReC: abordaje de la insuficiencia cardiaca

imagen1.gif

El National Prescribing Center ha publicado un nuevo boletín MeReC, que en esta ocasión aborda el tema del diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia cardiaca en Atención Primaria.

Como siempre, en inglés pero muy claro.

Suspendido el ensayo ACCORD en pacientes diabéticos tipo 2

El Instituto Americano NHLBI ha comunicado la suspensión del ensayo clínico ACCORD, un ensayo diseñado para valorar si en pacientes diabéticos tipo 2 y riesgo CV elevado, un régimen de control intensivo (HbA1 <6%) disminuye el riesgo de sufrir eventos CV o muerte, comparado con la terapia estándar (HbA1 7%-7,9%).
El análisis parcial de los resultados a 18 meses de terminar el estudio, han llevado a suspender el tratamiento intensivo por observarse un incremento de mortalidad.
De los 10.251 pacientes que participaron, 5.123 entraron en el grupo de control estándar, alcanzando valores del HbA1<7,5% el 50% de los pacientes. El grupo de terapia intensiva  lo formaron 5.128 pacientes y el 50% alcanzó cifras de HbA1 <6,4%. Ambos grupos experimentaron disminuciones en la HbA1 respecto a las cifras que presentaban antes de entrar en el estudio. La mayoría de los pacientes con terapia intensiva alcanzaron estas cifras mediante la asociación de más de un fármaco, pudiendo utilizar cualquiera de los autorizados.
En el momento de la suspensión del estudio 257 pacientes habían muerto en el grupo de terapia intensiva frente a 203 en el grupo de terapia estándar. Una diferencia de 54 muertes (3 más por cada 1.000 pacientes y año). En cualquier caso, la mortalidad observada es inferior a la que han relatado otros ensayos clínicos en poblaciones similares.
Los estudios preliminares no han encontrado razones diferentes a los objetivos de HbA1, que expliquen estos resultados. Por el momento no existe evidencia de que ninguna medicación o combinación sea la responsable.
También se ha llevado a cabo un estudio en pacientes tratados con rosiglitazona (por motivos obvios) y tampoco encontraron diferencias significativas.
De momento, el brazo de terapia intensiva se ha paralizado y todos los pacientes han pasado a la terapia estándar. Los investigadores preparan un manuscrito para publicar en breve