NICE: eritropoyetinas en anemia inducida por antineoplásicos


El Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE) ha publicado una evaluación sobre el uso de las eritropoyetinas alfa y beta y darbepoetin para el tratamiento de la anemia inducida por antineoplásicos. NICE hace las siguientes recomendaciones:
Los análogos de la Eritropoyetina no se recomiendan para uso rutinario, salvo en las siguientes circunstancias:
1.-En combinación con hierro por vía intravenosa como alternativa en mujeres con quimioterapia a base de platino para el cáncer de ovario, con anemia sintomática y un nivel de hemoglobina de
£8g/100mL. El uso de análogos de la eritropoyetina no impide la utilización de otros tratamientos, incluida la transfusión de sangre cuando sea necesario.
2.-Se puede considerar el tratamiento con análogos de la eritropoyetinas en combinación con hierro por vía intravenosa cuando las transfusiones de sangre no son posibles y se considere que la anemia inducida por el tratamiento oncológico pueda tener un impacto importante en la supervivencia del paciente.
Al no existir datos que demuestren la superioridad de ninguno de los análogos frente a otro, se recomienda utilizar el de menor precio de adquisición.
Las personas que están siendo tratados con análogos de la eritropoyetina pero no cumplen los criterios establecidos, deben tener la opción de continuar su tratamiento, hasta que ellos y sus especialistas lo consideren oportuno.

¿Cambios en «Therapeutics Initiative»?

La noticia aparecida en la revista CMAJ es ciertamente preocupante: El boletín Terapéutics Initiative publicado por la Universidad de British Columbia (Canadá) podría desaparecer o cambiar el modelo organizativo que ha seguido a lo largo de sus 14 años de vida.
Nos preocupa más, especialmente a los profesionales que hemos disfrutado con algunas de sus evaluaciones y que nos han enseñado a seleccionar aquella información de calidad y valorar críticamente los aspectos relacionados con la terapéutica, que lo sugiera precisamente un panel de “expertos” en un informe dirigido al Ministro de Sanidad, en el que califican sus revisiones de poco transparentes o de baja calidad.
La necesidad de disponer de boletines independientes como este que ahora se ve amenazado, fue precisamente el objetivo de la jornada que tuvo lugar en Madrid, en la Escuela Nacional de Sanidad, con la participación de editores y profesionales sanitarios de toda España.