La importancia de tratar la HTA en ancianos.

El metanálisis que publica el BMJ concluye que el beneficio cardiovascular que comporta el tratamiento antihipertensivo en pacientes ancianos y jóvenes no guarda relación con la clase de fármaco y es independiente de la edad del paciente.
El estudio recopila 31 ensayos clínicos (más de 190.000 pacientes) y tiene por objetivo primario comparar la reducción de eventos cardiovasculares mayores (ACV fatal y no fatal, enfermedad coronaria e insuficiencia cardiaca) entre fármacos antihipertensivos, en pacientes ≥65 o <65 años: Diureticos, betabloqueantes, IECA, Calcioantagonistas (CA) y ARA2.
Globalmente, encuentran que no existen diferencias en el objetivo primario entre los diferentes tratamientos activos cotejados ni en las reducciones proporcionales de acontecimientos cardiovasculares entre los distintos fármacos y grupos de edad.
Según sus autores, la principal implicación clínica del estudio es una evidencia sólida del beneficio del tratamiento antihipertensivo en pacientes mayores de 65 años. Tanto el análisis del objetivo principal como de los secundarios sugiere que el tratamiento en este grupo etario aporta beneficios y ninguna evidencia de daño. Señalan además, que aunque la reducción proporcional del riesgo en esta población fuera menor que la observada, el tratamiento comportaría la prevención de un gran número de acontecimientos cardiovasculares, dado el mayor riesgo absoluto que presentan los ancianos en relación con los más jóvenes.