Fármacos bloqueantes de Factores de Necrosis Tumoral (anti-TNF) y riesgo de desarrollar infecciones fúngicas invasivas



Incidiendo en la seguridad de los fármacos anti-TNF (ver HL), la FDA ha remitido una alerta sobre el riesgo de histoplasmosis, coccidiomicosis, blastomicosis, aspergilosis, candidiasis u otras infecciones oportunistas invasivas en pacientes que toman o han tomado inmunosupresores anti-TNF. En ocasiones, la tardanza en reconocer la infección fúngica podría haber causado retrasos en la instauración de los tratamientos antifúngicos e incluso la muerte del paciente.
Se revisaron 240 casos de histoplasmosis declarados en pacientes que tomaron infliximab (207 casos), etanercept (17 casos)  y adalimumab (16 casos) identificándose en la mayoría de los casos el Histoplasma capsulatum de las zonas endémicas de los valles de Ohio y el rio Mississippi. En al menos 21 casos, la histoplasmosis no se reconoció y el tratamiento antifúngico se retrasó. Doce de los 21 pacientes murieron.
La FDA además ha revisado un caso de histoplasmosis en un paciente tomando certolizumab pegol, y otros casos declarados, incluyendo muertes, de coccidiomicosis y blastomicosis en pacientes recibiendo anti-TNF.
Se recuerda a los médicos que deben considerar el elevado riesgo de infecciones micóticas en estos pacientes, los cuales deber ser monitorizados durante y después del tratamiento con anti-TNF, vigilando la aparición de signos o síntomas de posible infección fúngica sistémica como: fiebre, malestar, pérdida de peso, sudores, tos, disnea, infiltraciones pulmonares o enfermedades graves, incluido el shock. Más ojito aún si cabe si estos pacientes viven o viajan a zonas endémicas.

TRANSCEND: Telmisartán no es mejor que placebo en pacientes de alto RCV intolerantes a IECA

Los IECA reducen los principales eventos cardiovasculares, pero no son tolerados por aproximadamente un 20 % de los pacientes.
Ya está disponible online en  Lancet el ensayo TRANSCEND, estudio paralelo del ONTARGET que evalúa la efectividad del telmisartán en pacientes de alto riesgo cardiovascular que no toleran los IECA.
Se aleatorizaron 5926 pacientes a recibir telmisartán 80 mg/día (n=2954) o placebo (n=2972) durante una media de 56 meses. El resultado primario medido fue la variable combinada de muerte cardiovascular, infarto de miocardio, ictus, o hospitalización por insuficiencia cardiaca.
Al realizar el análisis por intención a tratar, encontraron que 465 pacientes (15,7%) del grupo telmisartán experimentaron el resultado primario, frente a 504 pacientes (17%) del grupo placebo (HR=0,92, IC95% 0,81-1,05; p=0,216). Uno de los resultados secundarios –variable combinada de muerte cardiovascular, infarto de miocardio o ictus- ocurrió en 384 pacientes con telmisartán frente a 440 del grupo placebo (HR= 0,87, 0,76-1, p=0,048 sin ajustar y p=0,068 ajustado). 894 pacientes con telmisartán fueron hospitalizados por causas cardiovasculares, comparado con 980 del grupo placebo (RR=0.92, 95% IC 0,85-0,99; p=0.025). Menos pacientes abandonaron el tratamiento en el grupo telmisartan que el placebo, aunque sin diferencias estadísticamente significativas (639 [21,6%] vs. 705 [23,8%]; p= 0,055). Más pacientes abandonaron por síntomas hipotensivos en el grupo telmisartan que en el grupo placebo (29 [0.98%] vs. 16 [0.54%]).
Para los autores, telmisartán fue bien tolerado en pacientes con intolerancia a los IECAs. A pesar de que el medicamento no tuvo un efecto significativo sobre el resultado primario, el telmisartán parece reducir modestamente el riesgo de resultado combinado de muerte cardiovascular, infarto de miocardio o ictus.