Anticolinérgicos inhalados y riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes con EPOC

Un metanálisis publicado recientemente en JAMA, muestra que la administración de anticolinérgicos inhalados (bromuro de ipratropio, tiotropio) durante más de 30 días se asocia con un incremento del riesgo de mortalidad cardiovascular, infarto de miocardio o ictus en pacientes diagnosticados de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).
Los autores analizan ensayos clínicos que han utilizado anticolinérgicos inhalados para el tratamiento de la EPOC, con un seguimiento >30 días y que hayan registrado efectos adversos cardiovasculares graves. En total, seleccionan 17 ensayos clínicos (12 realizados con bromuro de tiotropio y 5 con ipratropio), que incluyen 14.783 pacientes.
La variable principal (combinado de muerte cardiovascular, infarto de miocardio e ictus) se registró con mayor frecuencia en pacientes tratados con anticolinérgicos que en el grupo control (1,8% y 1,2% respectivamente [RR 1,58; IC95% 1,21-2,06]). En el análisis de los componentes de forma aislada, observan diferencias estadísticamente significativas en muertes de origen cardiovascular (RR 1,80; IC95% 1,17-2,77) e infartos de miorcardio (RR 1,53; IC95% 1,05-2,23) que son especialmente relevantes en ensayos de más de 6 meses de seguimiento. Respecto al incremento de riesgo de ictus y mortalidad por cualquier causa, las diferencias apreciadas no son estadísticamente significativas (RR 1,46; IC95% 0,81-2,62 y RR 1,26% IC95% 0,99-1,61), aunque, según los autores, esta falta de significatividad podría atribuirse a la falta de poder estadístico de los ensayos analizados.
No es la primera vez que oímos hablar de eventos cardiovasculares asociados al uso de estos fármacos. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo la FDA comunicaba que el laboratorio Boehringer Ingelheim estaba evaluando la seguridad del  bromuro de tiotropio (Spiriva®) indicado para el tratamiento del broncoespasmo asociado a EPOC, al haberse detectado un posible incremento del riesgo de ictus.
A la vista de estos resultados y a la espera de las conclusiones de la FDA, los facultativos y pacientes deberían de considerar estos datos y valorar individualmente, en cada paciente, la relación beneficio/riesgo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>