Antipsicóticos y riesgo de muerte súbita cardíaca

Hasta ahora, se tenía constancia clara de que el tratamiento con los antipsicóticos típicos conlleva un mayor riesgo de arritmias ventriculares graves y de muerte súbita cardíaca. Ahora, según un estudio de cohortes retrospectivo publicado esta semana en el NEJM, sabemos que el riesgo de los nuevos antipsicóticos atípicos es también mayor. Al menos tan alto como con los tradicionales.
La cohorte extraída de una amplia base de datos de Medicare, estaba formada por personas entre 30 y 74 años afiliados a Medicare durante al menos dos años y tratados en alguna ocasión con fármacos antipsicóticos. En un primer análisis se seleccionaron 93.300 usuarios de antipsicóticos (44.218 con típicos y 46.089 con atípicos) que se emparejaron 1:2 con 186.600 no-usuarios. En este primer análisis la incidencia de muerte súbita cardíaca fue doble en el grupo de usuarios de antipsicóticos
que en los no-usuario, y  tanto de típicos (OR 1,99 IC95% 1,68-2,34) como de atípicos (OR 2.26 CI95% 1,88-2.72) sin que las diferencias fueran significativas entre ambos grupos farmacológicos. El incremento de riesgo fue dosis-dependiente, desapareciendo en el caso de los ex-usuarios.
En un segundo análisis los autores realizan el ajuste de los factores de confusión, emparejando a usuarios y no usuarios mediante estimación de la propensión (propensity score) para identificar una cohorte de los no-usuarios con un perfil de enfermedades psiquiátricas similar a los usuarios. Emparejan 67.824 usuarios con 116.069 no-usuarios. De nuevo, el incremento de riesgo de muerte súbita cardíaca fue mayor en los grupos de usuarios de antipsicóticos típicos (1,84 IC95% 1,50-2,26) y atípicos (OR 1,99 IC95% 1,61-2,46). Los autores sugieren que el mecanismo más plausible es un aumento en el riesgo de arritmias ventriculares graves, aunque no descartan otros posibles mecanismos.
El editorial  que acompaña al estudio se sorprende de que haya sido necesario que transcurra tanto tiempo para establecer en un estudio robusto como este, el incremento de riesgo de los antipsicóticos atípicos. Recuerda, que el primero de ellos, la clozapina, se comercializó en EE.UU. en 1987. La incidencia que muestran es de 2,9 muertes por 1.000 pacientes/año, lo que significa una incidencia baja aunque no rara y en ausencia de una
clara efectividad del fármaco, la posibilidad que existe de dañar es inaceptable. Posiblemente, este es el caso de la población más comprometida (niños o ancianos) en la que el autor recomienda prudencia a la hora de utilizar estos fármacos.  

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>