Clopidogrel: la FDA amplia la lista de interacciones


La FDA ha emitido una nota informativa a los profesionales sanitarios actualizando la ficha técnica de Plavix® y la interacción con omeprazol. De acuerdo con la información remitida por Sanofi-Aventis y Bristol-Myers Squibb, el efecto antiagregante plaquetario se reduce en un 50% en los pacientes que toman clopidogrel y omeprazol, y la administración de los fármacos en diferentes horarios posológicos no disminuiría la interacción.
 
Esta interacción, no se limitaría al omeprazol, sino que se espera que otros fármacos que son potentes inhibidores del citocromo CYP2C19, se comporten de forma similar. Entre estos se indican: cimetidina, fluconazol, ketoconazol, voriconazol, etravirina, felbamato, fluoxetina, fluvoxamina y ticlopidina. Por otro lado, y aunque no hay suficiente información disponible para hacer recomendaciones sobre otros IBP, recomienda evitar también la combinación de clopidogrel con esomeprazol, dado que es un componente del omeprazol. También recomienda que se tenga en cuenta la prescripción OTC (sin receta) de omeprazol y cimetidina. 
 
Para los pacientes en tratamiento con clopidogrel que precisen terapia antisecretora ácida, la FDA recomienda el uso de ranitidina, famotidina, nizatidina o antiácidos, dado que no parece que exista interacción con ellos. La ficha técnica de Plavix de la EMEA desaconseja, además, la combinación con moclobemida, ciprofloxacino, carbamazepina, oxcarbamacepina y cloranfenicol.
 
Agradecemos a Paco Martos  la información aportada en su comentario.

6 thoughts on “Clopidogrel: la FDA amplia la lista de interacciones

  1. Curiosamente, la advertencia aparece poco después de que COGENT, el único estudio randomizado que ha evaluado la posible interacción del clopidogrel con el omeprazol, no demostró tal interacción…

    Gary Responder

  2. En mi opinión las evidencias para el resto de IBP son similares a las del omeprazol…

    Carlos Rodriguez Moreno. Santiago de Compostela Responder

  3. Y ¿no es más que curioso, MUY SOSPECHOSO DE MUY MALAS ARTES, que la noticia aparezca cuando Sanofy pierde la patente de su Plavix en favor de las compañías de genéricos?. Por favor, siempre igual. Qué pena que ésto no se pueda denunciar.

    Juanjo Alonso Responder

  4. También es curioso que, además de perder la patente clopidogrel, ya esté preparado para su lanzamiento al mercado su primo hermano prasugrel que ¡oh casualidad! no interacciona con IBP. ¡Que suerte tenemos!
    Hemos de tener en cuenta también que hubo una controversia 5 años atras sobre una interacción parecida entre estatinas (tal vez sobre todo atorvastatina, pero sin aclaración final) y clopidogrel que parecía ver reducido su efecto antiagregante ,y que finalmente quedó sin posicionamiento oficial ni profundizar en la cuestión. La realidad es que no debe de ser fácil porque la farmacocinética del clopidogrel es compleja.
    No obstante la realidad es que la mayoría de los pacientes que han sufrido un evento cardiovascular llevan IBP y una estatina (+ clopidogrel, claro). Si sólo con IBP se puede reducir el efecto de clopidogrel un 50% ¿cómo quedaría con dos interacciones potenciales?
    En fin, tal vez ni merece la pena planteárselo lo que estemos en realidad haciendo es un favor a la promoción comercial del prasugrel.

    Ana Isabel Rigueira Garcia Responder

  5. En nuestra opinión, las agencias reguladoras no han estado precisamente acertadas en la gestión de la información relacionada con esta interacción. Aun aceptando que se da la interacción farmacodinámica, los estudios en que se basa la FDA utilizan dosis muy elevadas de omeprazol y no equipotentes con los estudios de pantoprazol. Por otra parte, la EMA no ha utilizado bibliografía al comunicar sus alertas y la AEMPS en su nota de 2010 aporta literatura científica poco apropiada. A los datos clínicos que se oponen a la relevancia de la interacción no se les concede importancia y, por último, la FDA sugiere la idea de que los AntiH2 no interaccionan sin detenerse a estimar el coste clínico de tratar con fármacos menos eficaces a pacientes con un especial riesgo hemorrágico. Si tan importante es la influencia del CYP2C19, ¿por qué no se alerta sobre lansoprazol (el inhibidor más potente del grupo) o se exonera a rabeprazol (el único metabolizado por distinta vía)? Algo no cuadra y los únicos que pierden en esta controversia son omeprazol y clopidogrel, fármacos de primera elección en muchas indicaciones terapéuticas.

    Toda esta argumentación, explicada en detalle, la podéis encontrar en dos publicaciones que un grupo de FAPs madrileños hemos impulsado recientemente.

    http://www.nature.com/ajg/journal/v106/n7/full/ajg2011126a.html
    http://www.elsevier.es/es/revistas/farmaceuticos-atencion-primaria-317/clopidogrel-los-inhibidores-bomba-protones-papel-las-90024670-editorial-2011

    En caso de no tener acceso a su contenido íntegro, probablemente os lo podamos facilitar individualmente escribiéndonos al correo: lsaiz.gapm07@salud.madrid.org

    Luis Carlos Saiz Responder

Responder a JORGE Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>