Servicios farmacéuticos de hospital desde otra perspectiva

Tiempo de buenos deseos, tiempo de compartir…. En estas fiestas navideñas queremos trasladar la experiencia de compañeros que están realizando una labor social loable en países lejanos de sus hogares, con el propósito de colaborar en el desarrollo sanitario de los mismos a través de una mejora en la asistencia farmacéutica.
 
Y nada mejor que sean ellos los que nos cuenten sus experiencias:

 
“Constituida un 13 de Febrero, allá por el
 2006, en Valencia, la Fundación El Alto nació con la ilusión puesta en favorecer e impulsar, dentro del ámbito farmacéutico,  la formación y capacitación de profesionales e instalaciones de cara a mejorar las condiciones sanitarias y contribuir al desarrollo de la población local en las zona de intervención, haciendo partícipes a los propios beneficiarios de las actividades desarrolladas, tanto en trabajo como en proyectos.

Desde el principio, se focalizaron esfuerzos en la creación y desarrollo de Servicios de Farmacia dentro de hospitales rurales del África Subsahariana, con la intención de ir dotándolos de una estructura personal y material que permitiera su desarrollo completo hasta garantizar sus prestaciones como servicio hospitalario central. Siempre evolucionando dentro del marco legislativo que marcara el país de intervención, siempre adaptándose a las necesidades e idiosincrasias locales, permitiendo integrar la Farmacia como un valor propio y cercano dentro del servicio sanitario de cada hospital. Esta labor pretende culminar, tras periodos de colaboración de aproximadamente 10 años, con el funcionamiento totalmente autónomo de los servicios de farmacia por parte del personal local.

Con estas premisas comenzó, en 2007, el proyecto en Etiopía del Hospital de Gambo, que actualmente posee un servicio de farmacia informatizado en el que se dispensan medicamentos elaborados, en muchos casos, en el laboratorio de formulación magistral del propio Servicio y, en ocasiones, a partir de materias primas de cultivo autóctono (13 fórmulas). Asimismo, se ha mejorado sustancialmente, en cuanto a seguridad y calidad, el manejo de medicamentos en todo el hospital, se ha promovido la formación profesional del personal etíope capacitado que trabaja en el servicio (32 personas) según los estándares internacionales de calidad y, con todo ello, se ha conseguido un aumento considerable del éxito terapéutico. Otro ámbito de actuación son los programas sanitarios, como el del control de enfermedades de transmisión hídrica, consiguiendo una reducción en la reincidencia del 20.41%, o el de detección de malnutrición, cribando 3785 niños y 4547 embarazadas dentro de las comunidades de la zona de influencia del hospital.

El segundo proyecto se inició en 2009, en el Hospital Saint Joseph de Bebedjia, en Chad. Con la experiencia adquirida en Gambo, siguiendo su modelo, se comenzó con la rehabilitación de las dependencias y la construcción de un laboratorio de formulación magistral, en el que ya se han producido más de 2500 fórmulas. Asimismo, se instauró un sistema de gestión eficiente de medicamentos, tanto para pacientes hospitalizados como externos. La parte educativa tiene dos vertientes principales, una se centra en sesiones técnicas que mejoren la formación de la plantilla sanitaria del servicio de farmacia y del personal del hospital con actividades relacionadas, mientras que la otra se encamina a la educación sanitaria de la población en cuanto a enfermedades infecciosas se refiere (principalmente SIDA, tuberculosis y malaria).

El proyecto más reciente se ha iniciado este mismo año, en 2013, en Uganda, en el Hospital de Saint Joseph en Kitgum. En él se están desarrollando las primeras fases de la creación del Servicio de Farmacia, adaptando las experiencias anteriores a la idiosincrasia y medios locales. Comenzando por obras de rehabilitación, por el inventariado del material existente, por la clasificación del material útil y por la eliminación de productos en mal estado. Siguiendo por la instauración de un sistema de dosis unitarias en los diferentes pabellones del hospital, trabajo en el cual está inmersa la actual cooperante. Por otra parte, la labor de formación del personal del Servicio de Farmacia es parte de las tareas cotidianas, principalmente durante los  comienzos de cada colaboración.

La estructura de la fundación El Alto consta de un reducido equipo directivo y de coordinación que trabaja en España, una cooperante por cada hospital durante un periodo aproximado de 6 meses con sistema de relevos solapados y, por supuesto, la inestimable colaboración de socios y amigos.

Desde la difusión que el entorno del equipo de Hemos Leído nos ha facilitado, queremos agradecerles en primer lugar a ellos su colaboración y apoyo, así como también a todos los “hemoslectores” la atención que habéis dedicado a esta parcela de sueños e ilusiones que, por otra parte, son ya realidades”.

         Felices Fiestas a tod@s

Las esperadas guías de hipertensión arterial JNC 8

Publicadas en JAMA las nuevas guías de hipertensión del Comité Nacional Conjunto (JNC8) que actualizan tras diez años las recomendaciones del JNC 7. En esta nueva versión recomiendan umbrales más holgados para el tratamiento de la HTA en los adultos.

 Se recomienda tratamiento en adultos de más de 60 años si su presión arterial sistólica (PAS) es de 150 mmHg o más o si su presión arterial sistólica (PAD) es de 90 mmHg o más.

 Para adultos de menos de 60 años, recomiendan iniciar el tratamiento farmacológico si su PAS es de 140 o más, o su PAD es 90 o superior. También se aplica a adultos con enfermedad renal crónica o diabetes.

En los pacientes de raza que no sea negra, como tratamiento inicial se sugiere un diurético tipo tiazida, un bloqueador de los canales de calcio (BCC), un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) o bloqueador del receptor de angiotensina (ARA2). Para los pacientes de raza negra, comenzar el tratamiento con un diurético tipo tiazida o BCC. En adultos con enfermedad renal crónica, el tratamiento debe incluir un IECA o ARA II.

 En cuanto a las combinaciones, tres estrategias de sentido común: empezar con un fármaco y llegar a la máxima dosis antes de añadir otro; iniciar tratamiento con un fármaco y añadir el otro sin que se alcance la dosis máxima del primero o empezar con dos clases de fármacos a dosis fijas o separadamente.  Esta opción se prefiere cuando la presión arterial es >160/100 mmHg.

Como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis el enlace al algoritmo que recoge las metas y las opciones de tratamiento

#NoSinEvidencia

Manifiesto de apoyo para que los medicamentos demuestren eficacia y seguridad.

#NoSinEvidencia
 

La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.

Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.

Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto.

Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.

Por lo tanto, solicitamos:

  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.

También puedes leer el manifiesto en galegocatalà y euskera.
 

Más datos sobre la discontinuación de la terapia dual: estudio ARCTIC-INTERRUPTION

Se ha presentado en el Congreso TCT 2013  (Transcatheter Cardiovascular Therapeutics) el estudio ARCTIC-INTERRUPTION, sobre la discontinuación de la terapia antiagregante dual (DAPT). Según el estudio, los pacientes que se encuentran libres de eventos después de un año de una ICP, no necesitarían seguir con el tratamiento dual. 
 
El ARCTIC es un estudio prospectivo abierto y multicéntrico, de brazos paralelos y doble aleatorización, realizado en Francia con 2.466 pacientes.
 
La hipótesis de partida era que la interrupción de clopidogrel o prasugrel después de un año de una terapia combinada de clopidogrel o prasugrel con aspirina se asocia con una mayor tasa de complicaciones cardiovasculares graves en comparación con los pacientes en los que la terapia DAPT se mantiene durante los siguientes meses de seguimiento.
 
De los 1259 pacientes que estaban un año en tratamiento con la terapia DAPT, 635 se asignaron aleatoriamente a seguir con la terapia DAPT y 624 pasaron a terapia SAPT (terapia antiagregante simple). Los resultados que se presentan ahora comparan la terapia durante un año frente a dos años tras el implante de un stent farmacológico (DES).
 
La variable principal de evaluación fue un combinado de muerte, infarto, ictus, trombosis del stent y revascularización urgente. 
 
Los resultados fueron equivalentes entre ambos esquemas. La variable principal se produjo en un 3.8% de los pacientes en el grupo continuación, en comparación con 4.3% en el grupo de interrupción (HR= 1.17 IC95% 0.68-2.03). El objetivo secundario de trombosis del stent o revascularización urgente se produjo en el 1.3% de los pacientes en el grupo de la continuación y el 1.6 % de los del grupo de interrupción (HR= 1.30 IC95% 0.51-3.30). 
 
Se observó una tendencia a mayor tasa de sangrado en aquellos que recibieron antiagregación durante 2 años.  La tasa de eventos de sangrado mayor se produjo en el 1.1% de los pacientes en el grupo de mantenimiento en comparación con el 0.2% en el grupo de interrupción (HR 0.15; IC95% 0.02-1.20, p=0.073). El estudio encontró significativamente más eventos hemorrágicos mayores y menores con la continuación DAPT (HR= 0.25; IC95% 0.07-0.91, p=0.035).
 
El estudio ARCTIC-INTERRUPCIÓN no muestra beneficio en la continuación DAPT más allá de un año después de la colocación del stent en pacientes que no han experimentado un evento adverso en el primer año.