MTRAC evalúa la vildagliptina

El Midland Therapeutics Review and Advisory Comité (MTRAC) ha publicado la evaluación de la vildagliptina. Dicen, que a pesar de la relativamente sólida evidencia sobre la eficacia del fármaco (disminución de la HbA1C) comparada con placebo, en los ensayos realizados y que incluían pacientes en tratamiento con metformina o sulfonilureas o glitazonas, la vildagliptina tiene un papel limitado en la terapéutica de la diabetes tipo 2 en atención primaria, aunque puede representar una alternativa para el bajo número de pacientes que no toleran una sulfonilurea en combinación con metformina. Tampoco existen datos a largo plazo sobre la morbimortalidad cardiovascular.
Las conclusiones de esta evaluación coinciden con otras dos anteriores: la del Comité de Evaluación de Nuevos Medicamentos de Euskadi, y la del Regional Drug and Therapeutics Centre, ya comentadas en Hemos leido. Por otro lado, el primer consenso de la Sociedad Americana de Diabetes (ADA) y la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD)(ver HL-452), no recomienda de momento las glinidas (nateglinida, repaglinida), ni los DPP4 (vildagliptina, sildagliptina), en tanto no se conozca mejor su perfil de eficacia/seguridad.

MTRAC nueva evaluación de las glitazonas

El Midlands Therapeutics Review and Advisory Commitee (MTRAC) ha publicado la reevaluación de las tiazolidindionas rosiglitazona y pioglitazona.
Con la información de la que actualmente se dispone, consideran que la rosiglitazona no es un fármaco adecuado para prescribirlo en Atención Primaria; fundamentalmente por la desconfianza ante los posibles efectos adversos cardiovasculares. En el caso de la pioglitazona, el Comité la considera que puede ser una opción adecuada en determinados pacientes. Su utilización en Atención Primaria requiere cierta experiencia en el manejo de la diabetes, considerar a qué pacientes puede ofrecer beneficios y monitorizar la aparición de efectos adversos, como la insuficiencia cardiaca. 

MTRAC evalúa la glucosamina


El Midlands Therapeutics Review and Advisory Committee (MTRAC) ha publicado un nuevo boletín de evaluación de medicamentos, esta vez sobre la glucosamina; un producto considerado en el Reino Unido tradicionalmente como suplemento nutricional y que desde hace poco tiempo, ha sido comercializado como medicamento para el tratamiento de la artrosis de rodilla.
La evaluación concluye que no se recomienda por falta de evidencia sobre su efectividad. Según sus autores, a pesar del número de ensayos clínicos que la han evaluado, hay discordancias entre los resultados de los ensayos patrocinados por fabricante (9 ensayos, n = 1282) que muestran beneficios para la glucosamina y los aparentemente independientes (8 ensayos, n = 2379), que no muestran ningún beneficio en la mayoría de los casos.
Por otra parte, la glucosamina resultó tolerarse mejor que el ibuprofeno.

MTRAC revisa los fármacos para Alzheimer


El Midlands Therapeutic Review and Advisory Committee MTRAC publica la revisión de Donezepilo, Rivastigmina, Galantamina y Memantina; los cuatro fármacos que actualmente están autorizados y comercializados para el tratamiento del Alzheimer.
El documento se apoya fundamentalmente en la revisión reciente que hizo el NICE y de la que comentamos hace meses.
 Siguiendo el esquema habitual de valoración que tiene establecido el MTRAC (Lugar terapéutico y fortaleza de las evidencias), clasifican a los cuatro como fármacos de poca utilidad en AP y con evidencias débiles sobre su eficacia. Recomienda que el tratamiento se instaure en atención especializada y si es oportuno suministrarlo desde AP, que el seguimiento y la monitorización corra siempre a cargo un especialista. 
En el caso de Memantina (Axura®, Ebixa®) los revisores llegan un poco más lejos, recomendando que su empleo se limite al contexto de un ensayo clínico bien diseñado.

MTRAC evalúa el aliskiren

 
El Midlands Therapeutics Review and Advisory Commitee (MTRAC) ha publicado la revisión del aliskiren. Primer inhibidor directo de la renina que se ha comercializado en Europa.
Aunque considera que es un tratamiento susceptible de ser prescrito en Atención Primaria, el fármaco no queda muy bien parado.
Consideran que su lugar en el tratamiento de la hipertensión esencial está muy limitado por la falta de estudios de efectividad y seguridad a largo plazo y la existencia de otras alternativas más conformes con las evidencias actuales.En definitiva, de momento no existen motivos para cambiar la práctica.