Cambios para la rosglitazona


Desde la descripción de las primeras alertas sobre la seguridad de las glitazonas en pacientes diabéticos tipo-2, allá por el 2001, las inquietudes y los problemas por los que atraviesan se están haciendo cada vez más patentes.
Tras el consenso de las sociedades científicas americana y europea, leemos dos noticias interesantes.
La primera que la revista Pharmacoepidemiol Drug Saf publica un estudio de casos y controles anidados realizado por GlaxoSmithKline (fabricante de rosiglitazona) utilizando la base de datos americana IHCIS. El estudio muestra que el riesgo de infarto de miocardio asociado a glitazonas en tratamientos de menos de doce meses no difiere del observado para otros antidiabéticos orales (1,03 y 0,92 para pio o rosiglitazona, respectivamente). Por el contrario, si que es significativamente mayor, tanto con rosiglitazona (1,15 IC95% 1,04-1,27) como con pioglitazona (1,13 IC95% 1,02-1,26 respectivamente), para tratamientos de más de doce meses.

En la segunda, el boletín australiano RADAR anuncia que la rosiglitazona deja de recomendarse -y por tanto de financiarse en el sistema sanitario público (Pharmaceutical Benefits Scheme)- como monoterapia (que nunca lo estuvo) ni en combinación con insulina o como triple terapia. La falta de evidencias sobre un beneficio clínico claro a largo plazo y los estudios recientes que hacen alusión a su seguridad, la relegan al tercer escalón en el tratamiento de la diabetes (y con precaución).

Radar: nuevo número de Agosto


El National Prescribing Service ha publicado un nuevo número de la revista RADAR; un boletín independiente que examina las últimas novedades terapéuticas introducidas en el mercado australiano y las condiciones de financiación en el sistema sanitario público (Pharmaceutical Benefits Scheme).
En este último número, entre otros temas, se revisa el papel de la sitagliptina (Januvia®) en el tratamiento de la diabetes tipo 2, la memantina (Ebixa®) en demencia moderada/severa en la enfermedad de Alzheimer, la duloxetina (Cymbalta®) en el tratamiento de la depresión severa y la nueva indicación aprobada para escitalopram (Esertia®), Cipralex®) en trastornos de ansiedad generalizada y fobia social.