Agonistas dopaminergicos II


La AEMPS ha publicado en su página Web una actualización de la nota de junio de 2008 (ver HL287) sobre las restricciones adoptadas por la EMEA en el uso de los agonistas dopaminérgicos. Con esta nueva nota informativa, la Agencia española quiere hacer algunas precisiones sobre la aplicación de las restricciones y advertencias de uso de los derivados ergóticos, en indicaciones diferentes a la enfermedad de Parkinson, como son: la inhibición/supresión de la lactancia, los trastornos hiperprolactinémicos y la acromegalia.
En concreto, la Agencia informa que los trastornos fibróticos dependen fundamentalmente de la dosis acumulada del medicamento.
Por tanto, sólo a estas indicaciones [Parkinson, hiperprolactinemia y acromegalia] le son aplicables las restricciones de uso de los medicamentos que contienen cabergolina y bromocriptina, entre las que se encuentra la realización de un ecocardiograma previo al inicio del tratamiento y en el caso de la cabergolina, además, se deben realizar controles ecocardiográficos periódicos a lo largo del tratamiento. La indicación para la inhibición/supresión de la lactancia no se ha incluido en el proceso de evaluación y, en consecuencia, no le son aplicables las restricciones de uso mencionadas para ninguno de los medicamentos.

Hace unos días, comentábamos la carta remitida por Pfizer a los profesionales en el Reino Unido, en la que informaba de la retirada de la presentación de cabergolina 4mg en la Unión Europea a partir del 31 de Octubre y anunciaba cambios en la ficha técnica.

 

 

Agonistas dopaminergicos ergóticos en enfermedad de Parkinson y riesgo de fibrosis valvular cardiaca

 

La Agencia Española del Medicamento (AEMPS) ha emitido una nota informativa en la que actualiza los riesgos de fibrosis valvular cardiaca de los agonistas dopaminérgicos ergóticos en la enfermedad de parkinson.
En el caso de pergolida y cabergolina, se recomienda no superar la dosis de 3 mg/día y se modifica la información de producto, recogiendo la fibrosis valvular cardiaca como reacción adversa muy frecuente (>10%).
En el caso de bromocriptina y lisurida se refuerzan las advertencias sobre el riesgo de fibrosis y se contraindica el uso de bromocriptina en pacientes con antecedentes de valvulopatias cardiacas no sobrepasar los 30 mg/día.
Finalmente se recomienda su uso como terapia de segunda línea en enfermedad de Parkinson y realizar ecocardiograma al inicio de tratamiento, a los 3-6 meses y posteriormente cada 6-12 meses, según evaluación clínica individualizada del paciente.

Se puede consultar la nota pública y el documento de preguntas y respuestas de la EMEA

CEVIME: dos fármacos para piernas inquietas

El Centro vasco de evaluación de medicamentos ha sometido a examen la nueva indicación para el «tratamiento del síndrome de las piernas inquietas de origen idiopático moderado a grave», de dos agonistas dopaminérgicos ropinirol (Adartrel®) y pramipexol (Mirapexin®) que ya estaban comercializados con anterioridad para el tratamiento del Parkinson.
A propósito del síndrome de piernas inquietas, un artículo de en PLoS Medicine hacía en el 2006 una reflexión de cómo los medios de comunicación consiguen que se catalogue de enfermos a gente por otra parte sana.