Antitusígenos y anticongestivos OTC en menores de 2 años

 

La Agencia británica MHRA, conjuntamente con las empresas farmacéuticas implicadas,  han  decidido retirar del mercado  de venta libre (OTC) antitusígenos/anticongestivos con determinados principios activos o eliminar su indicaciones en menores de 2 años. 

El responsable del panel de revisores de medicamentos pediátricos, afirma que generalmente son procesos autolimitados que se solucionan por si solos en pocos días. Los síntomas en menores de 2 años se tratan mejor, controlando la fiebre con ibuprofeno o paracetamol, con preparados simples para la tos (glicerol, limón o miel) y con soluciones salinas nasales.

Siguiendo el ejemplo de la FDA, que en agosto del año pasado ya tomó esta decisión, las especialidades afectadas  presentan en su composición, antihistamínicos como la breomfeniramina, clorfeniramina, antitusigenos como el dextrometorfano y folcodina, espectorantes como guanifesina e ipecacuana y descongestivos como la fenilefrina, pseudofenilefrina, oximetazolina y xilometazolina.

En diciembre, la revista N Eng J Med publicaba un artículo de opinión, explicando los problemas que podía ocasionar el utilizar determinados principios activos, sin haber establecido claramente su adecuación y la dosis, en niños menores de 2 años.

Niños con tos: mejor la miel que el dextrometorfano

Arch Pediatr Adolesc Med publica este mes un artículo que ha tenido gran eco en la prensa no médica comparando la eficacia de la miel, el dextrometorfano o la opción de no dar nada, en niños con tos por una infección del tracto respiratorio superior.
Participaron en el estudio 105 niños de edad comprendida entre los 2 y 18 años (media 5,22). Media hora antes de dormir se les administro miel de alforfón (n=35), dextrometorfano con sabor a miel (n=33) o nada (n= 37). 
Los padres de estos niños rellenaron 2 veces un mismo cuestionario para comparar la tos y la calidad del sueño la noche antes y la noche en la que habían recibido los niños una de las tres opciones posibles. El cuestionario recogía 5 items relacionados con la severidad, frecuencia de la tos y la calidad del sueño, este ultimo ,tanto del niño como de los padres.
Los tres grupos de niños eran similares (no diferencias en cuanto a tos y dificultad para dormir) antes de la intervención. 
En el análisis por separado de cada grupo, en los tres mejoraron significativamente los síntomas relacionados con la tos y el sueño (1ª noche vs 2ª noche), pero los que más mejoraron fueron los niños que habían recibido la miel, luego los del dextrometorfano y los últimos los que no recibieron nada.
Al comparar las alternativas entre si, la miel fue significativamente superior que no tratar, tanto en la frecuencia de la tos, como en mejorar la calidad del sueño. Por el contrario, el dextrometorfano no demostró ser mejor de forma significativa en ninguno de los items respecto a no dar nada. Comparando la miel con dextrometorfano, las diferencias no fueron significativas.
Conclusiones: la miel, comparada con el dextrometorfano y con no dar nada, es la opción mejor, según la valoración hecha por los padres para reducir la frecuencia y severidad de la tos, así como para conseguir un mejor sueño, tanto de los niños , como de los propios padres.
Teniendo en cuenta que la miel es un producto seguro, fácil de tomar y muy barato, sin olvidar que el dextrometorfano puede producir efectos adversos, los resultados de este estudio son relevantes para la practica diaria.
Limitaciones (locales) del estudio: Desconocemos si en España se consume habitualmente esta clase de miel, aunque en la discusión del estudio indican que la miel de alforfón es una variedad de miel oscura, y todas las de esta característica comparten el tener alto contenido en compuestos fenólicos, responsables de muchas de sus propiedades.
ALFORFÓN:
Nombre científico: Polygonum Fagopyrum Esculentum
Origen: Crece naturalmente en Asia, Manchuria y Nepal.
Variedades: Alforfón chino, Alforfón Bretón (La Harpe).
Lugares de cultivo: China, ex-URSS, Polonia, Canadá, Japón, Corea, Francia