Diabetes en los últimos 8 años: igual resultados, mayor coste

Diabetes care

El manejo glucémico de la diabetes tipo 2 (DM2) ha cambiado considerablemente en la última década. Los médicos y pacientes ahora pueden elegir entre 12 clases diferentes de medicamentos para disminuir la glucosa y controlar la hiperglucemia. A diferencia de la insulina humana o las sulfonilureas, la mayoría de los agentes nuevos no se han visto implicados como causantes de hipoglucemias, una de las complicaciones graves del tratamiento hipoglucemiante, particularmente en los ancianos. Pero ¿realmente se ha conseguido controlar las hipoglucemias?

Acaba de publicarse en Diabetes Care un estudio donde se examinaron las tendencias en la utilización del tratamiento farmacológico para la diabetes, así como las tendencias concurrentes en el control de la glucemia y las tasas de hipoglucemia en pacientes con DM2 de diversas regiones geográficas de los Estados Unidos utilizando el OptumLabs Data Warehouse (OLDW). Se observaron estas tendencias en población general y en subgrupos de pacientes jóvenes y mayores y entre pacientes con un número variable de otras enfermedades crónicas graves.

Usando datos de 1,66 millones de pacientes desde 2006 a 2013, estimaron la proporción anual de:

1) edad y sexo de los pacientes que tomaban cada clase de antidiabéticos;

2) proporción estandarizada por edad, sexo, raza y región con hemoglobina A1c (HbA1c) <6%, 6 a <7%, 7 a <8%, 8 a <9%, ≥9%;

3) la tasa de hipoglucemias severas y estandarizada por edad y sexo entre los que usaban medicamentos. Las proporciones fueron calculadas globalmente y estratificadas por grupo de edad (18-44, 45-64, 65-74 y ≥75 años) y número de comorbilidades crónicas (cero, uno y dos o más).

F1.large·

Observaron que durante estos 8 años:

– aumentó la prescripción de metformina (de 47,6 a 53,5%), de los inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (0,5 a 14,9%) y de la insulina (17,1 a 23,0%),

– disminuyeron las sulfonilureas (38,8 a 30,8%) y las tiazolidinedionas (28,5 a 5,6%)

todos p <0,001.

·

·La proporción de pacientes con HbA1c <7% disminuyó (de 56,4 a 54,2%, p <0,001) y con HbA1c ≥ 9% aumentó (9,9 a 12,2%, p <0,001). El control glucémico varió según la edad y fue pobre entre el 23,3% de los más jóvenes y el 6,3% de los pacientes más mayores en 2013. La tasa global de hipoglucemia grave permaneció igual (1,3 por 100 años-persona, p = 0,72) (De 2,9 a 2,3, p <0,001), y se mantuvo alto entre aquellos con dos o más comorbilidades (3,2 a 3,5, p = 0,36).

Durante este periodo de tiempo, el uso de fármacos hipoglucemiantes ha cambiado drásticamente entre los pacientes con DM2. El control glucémico global no ha mejorado y sigue siendo pobre entre casi una cuarta parte de los pacientes más jóvenes. La tasa global de hipoglucemia grave permanece en gran parte sin cambios.

El coste del cuidado de la diabetes ha aumentado dramáticamente: entre 1987 y 2011 se ha duplicado por persona el gasto médico atribuible a la diabetes. Más de la mitad del aumento se debió al gasto en medicamentos recetados. A pesar de estos aumentos del coste y una mayor utilización de los medicamentos recién desarrollados, los autores insisten en que “no se han observado mejoras concurrentes en el control glucémico global o las tasas de hipoglucemia grave en nuestro estudio”. Aunque el uso de agentes más nuevos y más caros puede tener otros beneficios importantes, se necesitan más estudios para definir el valor y la rentabilidad de las opciones de tratamiento actuales.

ADA confirma control subóptimo de los factores de riesgo en diabéticos americanos pero ¿como estamos en España?

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) sigue actualizando e incorporando nuevas evidencias a la práctica clínica del manejo del paciente diabético. Dentro de las modificaciones incluidas dentro de la farmacoterapia para el 2010 se encuentra, como más relevante, la sección de “agentes antiplaquetarios” donde se ven reflejados los ensayos clínicos recientes que cuestionan el beneficio de la aspirina para la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares en pacientes diabéticos de moderado o bajo riesgo. Este tema ya ha sido ampliamente comentado en Hemos Leído con los títulos:
 
POPADAD: más evidencias sobre AAS en diabetes
A vueltas con prevención primaria, diabéticos tipo 2 y AAS a dosis baja
¿Sabemos el beneficio que aporta el AAS en prevención primaria de diabéticos?
 
Las recomendaciones que incluye ADA para la antiagregación plaquetaria son:
 
● Considerar la terapia con aspirina (75-162 mg / día) como estrategia de prevención primaria en pacientes con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 con aumento de riesgo cardiovascular (riesgo 10 años >10%). Esto incluye la mayoría de los hombres de >50 años o mujeres >60 años que tienen al menos otro factor de riesgo (antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, tabaquismo, dislipidemia o albuminuria). (C)

● No hay pruebas suficientes para recomendar la aspirina para prevención primaria en individuos de menor riesgo, como los hombres <50 años o mujeres <60 años, sin otros factores de riesgo. Para los pacientes en estos grupos de edad con múltiples factores de riesgo, es necesario el juicio clínico. (C)

● Usar aspirina (75-162 mg / día) como estrategia de prevención secundaria en los diabéticos con antecedentes de enfermedad cardiovascular. (A)

● Para los pacientes con ECV previo y alergia a la aspirina documentada, debe usarse el clopidogrel (75 mg / día). (B)

● Terapia de combinación con aspirina (75 – 162 mg / día) y clopidogrel (75 mg / día) es razonable después de un síndrome coronario agudo, con un tiempo máximo de tratamiento de un año. (B)
 
El resto de la farmacoterapia para la diabetes sigue similar a la anterior versión, incluido el consenso entre ADA y EASD para el tratamiento de la diabetes tipo 2. 
 
Pero el dato negativo lo encontramos en la sección “Estrategias para mejorar la atención de la diabetes” (último apartado), que expone el escaso control de los factores de riesgo en la población diabética americana: sólo el 57,1% de los adultos con diagnóstico de diabetes alcanzó una HbA1C por debajo de 7%, sólo 45,5% tenía la presión arterial de 130/80 mmHg y sólo el 46,5% tenían un colesterol total menor de 200 mg/dl. Y más inquietante es que sólo el 12,2% de las personas con diabetes presentan los tres objetivos controlados con el tratamiento (Am J Med 2009 122, 443-453). Parece que es difícil aplicar la evidencia científica en la práctica clínica diaria.
 
Por ello, la ADA realiza una serie de recomendaciones para los problema detectados en el tratamiento del paciente diabético en la sanidad americana, y concluye que es evidente que el manejo óptimo de la diabetes requiere de un sistema organizado y la participación de un equipo coordinado de profesionales dedicados a la atención de estos pacientes.
 
Afortunadamente en España contamos con ambos requisitos pero ¿tenemos controlados a nuestros diabéticos?  Los datos en torno a la diabetes en España varían según la comunidad autónoma y su prevalencia se sitúa entre el 6 y el 12%. En la tabla 1 se presentan los resultados de algunos estudios poblacionales de prevalencia de DM (Rev Esp Cardiol 2007;7(Supl A):5-8).
 
Revisando la literatura encontramos que solo un 16,8% de los pacientes diabéticos tienen controlada su hipertensión, que aproximadamente 25% de pacientes diabéticos presentan valores de control glucémico y lipídico no controlados (superiores a los establecidos por las guías) y es peor en el grupo de pacientes diabéticos de larga evolución, o que los parámetros  de calidad asistencial en diabetes (HbA1C, perfil lipídico, exploración pie, fondo de ojos,..) obtenidos en un área de salud no cumplen los mínimos requeridos y se sitúan por debajo de lo referido en la literatura nacional.
 
 
Es, por tanto, imperativo revisar las pautas de actuación en dichos pacientes e intensificar el cumplimiento de las recomendaciones básicas con el fin de mejorar su control.
 
La Diabetes está incrementando su incidencia y prevalencia de forma creciente en los últimos años y las bajas tasas de control de los factores de riesgo disminuirán la calidad de vida de los pacientes e implicará un mayor uso de recursos sanitarios.
 
Si la evidencia científica nos proporciona la información suficiente para conocer qué fármaco es más eficiente y el momento en el que tenemos que prescribirlo para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes…. ¿que está fallando?. 

 

Automonitorización en diabetes tipo 2

A pesar de la escasez de evidencias sólidas que apoyen la automonitorización rutinaria de la glucemia (AMG) en pacientes diabéticos tipo 2 tratados con antidiabéticos orales (AO), su empleo sigue creciendo, de forma que en nuestra Comunidad el importe de tiras reactivas consume el 27% de los recursos económicos destinados a la diabetes (HL V2 nº7).
Un estudio publicado en Plos Hub pone en entredicho la utilidad de monitorizar la glucemia más de 1 vez a la semana, en pacientes diabéticos tipo 2 tratados con AO y con un control adecuado (HbA1c≈7) de su enfermedad.
Los pacientes reclutados se asignaron aleatoriamente al grupo de monitorización frecuente (4 determinaciones por semana) o baja (1 vez por semana). El objetivo primario fue demostrar la no inferioridad en el control metabólico (cambios en HbA1c), y como objetivos secundarios la incidencia de hipo e hiperglucemia, calidad de vida y cumplimiento con el protocolo de monitorización a los 3 y 12 meses.
Finalizado el estudio, no se observaron cambios significativos en los niveles de HbA1c entre los dos grupos ni en la incidencia de efectos adversos, utilización de recursos sanitarios o calidad de vida, demostrando así que una monitorización semanal es tan eficaz y segura como una más fecuente. En los dos grupos se observó un cumplimiento adecuado: más del 80% de los pacientes seguían a los doce meses el protocolo asignado inicialmente.

MeReC extra

El National Prescribing Center ha publicado el boletín Extra nº 34, que incluye comentarios sobre la revisión de la Guía Británica del Asma, la aportación de las evidencias obtenidas en el ensayo ESMON y el estudio de coste efectividad DIGEM, que confirman la ineficacia del autocontrol glucémico en diabéticos sin insulina y la revisión sistemática de Joos y cols. sobre el empleo de montelukast vs salbutamol asociado a corticoides en el tratamiento del asma leve a moderado.

NICE: Actualización de la guía de la Diabetes Tipo 2


NICE ha editado la nueva guía para el tratamiento de pacientes con Diabetes Tipo 2 (CG66) (ver también guía breve) que sustituye y actualiza las anteriores guías:
Management of blood glucosa. Guideline G (2002).
 
Management of blood pressure and blood lipids. Guideline H (2002).
Renal disease – prevention and early management. Guideline F (2002).
Retinopathy – screening and early management. Guideline E (2002).

En su actualización, los autores han recopilado todos los estudios publicados hasta abril de 2007, por lo que han quedado excluidos algunos ensayos clínicos recientes -como el ensayo ACCORD o el ENHANCE- que podrían debilitar algunas de sus recomendaciones.

  • Como resumen, la nueva guía insiste en la importancia de facilitar educación estructurada y apoyo nutricional al paciente, desde el mismo momento del diagnóstico.

  • En relación con los objetivos de control metabólico, considera que por lo general no deben perseguirse cifras de HbA1c inferiores a 6,5%. El autoanálisis de glucemia puede ser de ayuda, particularmente en pacientes recientemente diagnosticados, siempre que forme parte de un programa educativo más amplio de autocontrol. La metformina es el tratamiento de primera elección en pacientes obesos y debe considerarse también en no obesos; se recomienda una sulfonilurea como segunda opción.

  • Respecto al control cardiovascular, considera que los IECA son la primera línea en el tratamiento farmacológico de la hipertensión y aconseja aspirina 75mg/día en pacientes que presenten un riesgo de enfermedad cardiovascular (RCV) elevado o en mayores de 50 años hipertensos, así como simvastatina 40 mg en mayores de 40 años con RCV>20% o  jóvenes con riesgo elevado.

  • Por último incide en la importancia de realizar controles oftalmológicos anuales y valorar periodicamente la función renal de paciente.

Objetivos glucémicos en diabetes tipo 2

El último número del boletín Therapeutics Initiative, publicado por la Universidad British Columbia, hace una valoración de los criterios del control glucémico en pacientes con diabetes tipo 2 que plantea la guía de la Asociación Canadiense de Diabetes del 2003 (al parecer todavía vigentes) y los que se desprenden de los últimos estudios; más concretamente del estudio Accord, del que ya hablamos en su día.