Copalchi, una planta medicinal con riesgo de hepatotoxicidad

bol-fv-cat-75.JPG

En el numero de febrero del Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya se publicó un artículo sobre la asociación de la plata medicinal copalchi (Coutarea latiflora) y riesgo de hepatotoxicidad.

 

En el Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H) se habían recibido hasta noviembre de 2013, 16 notificaciones de sospecha de reacciones adversas en los que está implicado el copalchi. De estos, 10 casos han sido notificados en Cataluña.

 

 El tema ya viene de lejos. En 2002 se notificó un caso de hepatotoxicidad por un producto que contenía Coutarea latiflora y Centaurium erythraea, el mismo producto se relacionó con otros cinco casos más en Francia y fue retirado. Actualmente se comercializa en Francia un producto con el mismo nombre Copaltra, que no contiene copalchi, que está compuesto por centáurea (Centaurium erythraea), Olea europea y arándano (Vaccinium myrtillus). Y al que le atribuyen propiedades hipoglucemiantes.

 

 En 2007 se publicó una revisión en Gastroenterología y Hepatología sobre cinco casos de hepatotoxicidad aguda relacionados con el consumo de copalchi, y donde se solicitaba la inclusión de la planta a una lista de productos fitoterápicos potencialmente hepatotóxicos.

 

 Concluye el articulo que el copalchi es una planta potencialmente hepatotóxica, que se debe sensibilizar a la población de los peligros que comporta el consumo de plantas como alternativa o complemento a los tratamientos farmacológicos sin control médico, y que es necesaria una legislación clara en relación al mercado de plantas medicinales que facilite la adopción de medidas reguladoras orientadas a proteger la salud de la población.

 

 Suscribimos las conclusiones, y más porque a fecha de hoy todavía son varias las páginas Web (de las que no queremos hacer publicidad) donde se puede adquirir el copalchi y en donde le atribuyen, entre otras, las siguientes propiedades: “insulina vegetal”, “hipoglucemiante”, “utilizado ampliamente para el tratamiento de la diabetes”, “no se conocen contraindicaciones ni efectos secundarios a las dosis recomendadas”. ¿Y de la posible hepatotoxicidad? nada de nada.

 

 Por ultimo adjuntamos dos revisiones sobre hepatotoxicidad por plantas y suplementos dietéticos a las que se debería añadir el mencionado copalchi: Aliment Pharmacol Ther 2013; 37: 3–17 y J Pharm Pharm Sci, 16 (3): 376-404, 2013

Domperidona y riesgo cardiaco: recomendaciones de la EMA-CMDh

prac12.jpg 

En marzo de 2014 la Agencia Española del Medicamento emitió una nota informativa de seguridad sobre DOMPERIDONA Y RIESGO CARDIACO: RESTRICCIONES EN LAS CONDICIONES DE AUTORIZACIÓN. (ver HL 11/03/14) En ella se indicaba que tras la revaluación del balance beneficio-riesgo de domperidona, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) había concluido que este era favorable únicamente para el alivio de los síntomas de náuseas y vómitos. Debido al riesgo ya conocido de alteraciones cardiacas, el PRAC recomendó:

  • Restringir las indicaciones autorizadas.
  • Reducir la dosis y duración de tratamiento recomendados.
  • Establecer nuevas contraindicaciones de uso.
  • Suspender la autorización de comercialización de las presentaciones rectales para administración pediátrica y las de administración oral superiores a 10 mg/dosis.

  El 25 de abril de 2014 el Grupo Europeo de Coordinación (CMDh), confirmó las restricciones de uso de domperidona, y ha realizado las siguientes recomendaciones para profesionales sanitarios: 

  • Una revisión de la evidencia confirma un pequeño aumento del riesgo de graves reacciones adversas cardiacas relacionadas con el uso de domperidona, incluyendo prolongación del intervalo QTc, torsade de pointes, arritmias ventriculares graves y muerte súbita cardíaca. Se observó un mayor riesgo en pacientes mayores de 60 años, adultos que toman dosis orales diarias de más de 30 mg, y los que toman medicamentos que prolongan el QT o inhibidores del CYP3A4 concomitantemente.
  •  El balance beneficio-riesgo de domperidona sigue siendo positivo en el alivio de los síntomas de las náuseas y los vómitos. La evidencia disponible de la eficacia no fue suficiente para apoyar su uso para otras indicaciones.
  • La domperidona se debe utilizar a la dosis mínima eficaz durante el menor tiempo posible. La duración máxima del tratamiento no debería exceder de una semana.
  • La nueva dosis recomendada en adultos (y adolescentes ≥ 35 kg, donde tenga indicación aprobada) es de 10 mg por vía oral hasta tres veces al día (dosis máxima de 30 mg al día). En adultos también se puede administrar 30 mg dos veces al día por vía rectal en forma de supositorios.
  • Donde se disponga de productos con domperidona para los niños, la dosis recomendada es de 0,25 mg / kg de peso corporal hasta tres veces al día por vía oral. Con el fin de medir con precisión la dosis a los pacientes pediátricos, las suspensiones orales deben ser administradas con una jeringa oral graduada.
  • Los productos con domperidona están contraindicados en pacientes con insuficiencia hepática grave, en condiciones donde la conducción cardiaca está o podría estar deteriorada o cuando exista una enfermedad subyacente cardiaca como la insuficiencia cardíaca congestiva, y cuando se administra conjuntamente con medicamentos que prolongan el QT o inhibidores potentes de CYP3A4.
  • Las preparaciones que no se ajusten a las nuevas recomendaciones de dosificación serán retiradas del mercado, al igual que combinaciones de domperidona con cinarizina. La información del producto para los productos que contienen domperidona será actualizada, y se enviará una carta a los profesionales sanitarios explicando las nuevas recomendaciones.

El PRAC recomienda retirar el ranelato de estroncio

prac1.JPG

El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) ha recomendado suspender la autorización de comercialización del ranelato de estroncio, tras finalizar la revisión del balance beneficio-riesgo.

 Desde su comercialización en 2004, el ranelato de estroncio ha sido objeto de varias notas informativas de seguridad y las correspondientes cartas de seguridad que han perfilado su seguridad, y en breve podría decidirse la suspensión de su autorización.

 El PRAC ha valorado en su decisión, el incremento de acontecimientos cardiacos graves y de tromboembolismo junto a otros riesgos importantes (reacciones adversas cutáneas graves, alteraciones de la conciencia, convulsiones, hepatitis y citopenias), las dudas sobre la utilidad de las restricciones de uso que recomendó en abril de 2013, y los beneficios en la osteoporosis, y concluye que actualmente el balance beneficio-riesgo es desfavorable, por lo que recomienda la suspensión de la autorización de comercialización.

 En espera de que se produzca la decisión final europea, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda:

         no iniciar nuevos tratamientos con Protelos® / Osseor®.

         En los tratamientos actualmente en  curso, valorar que se cumplen las condiciones de uso, particularmente en la limitación de la indicación a osteoporosis severa con alto riesgo de fracturas, y no administrarlo a pacientes con antecedentes de cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica o enfermedad cerebrovascular, o aquellos con HTA no controlada.

PRAC recomienda restricciones de uso para ranelato de estroncio


 
La Comisión
de Evaluación del Riesgo en Farmacovigilancia (PRAC) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha recomendado restricciones en el uso de ranelato de estroncio (Protelos®, Osseor®), basándose en el resultado de una revisión de rutina sobre beneficio-riesgo de los medicamentos, conocidas como “informe de actualización periódica sobre seguridad o IPS”. En espera de confirmación por parte del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP), esta será la primera vez que una evaluación IPS conduce directamente a una recomendación para limitar el uso de un medicamento.
 
Este mecanismo (IPS) se acaba de introducir en la nueva normativa sobre farmacovigilancia. Consiste en evaluar los beneficios y riesgos de los medicamentos autorizados en la Unión Europea a través de la información proporcionada por los laboratorios que comercializan los productos en un período de tiempo establecido. Esto hace que el control de seguridad de los medicamentos sea aún más rápido y eficaz, ofreciendo medidas reglamentarias para garantizar el uso seguro de los medicamentos en beneficio de los pacientes. 
 
En este caso, el PRAC ha recomendado las restricciones de uso del ranelato de estroncio, tras observar en la evaluación que existía un mayor riesgo de problemas cardíacos, incluyendo ataques al corazón. Protelos® y Osseor® son medicamentos utilizados en el tratamiento de la osteoporosis. Datos de estudios clínicos mostraron un aumento en el riesgo cardíaco en mujeres posmenopáusicas que tomaban ranelato de estroncio en comparación con las que tomaron placebo, aunque no hubo un aumento en las muertes.  
 
En general, los datos son preocupantes dada la coexistencia de otros riesgos graves (tromboembolismo venoso y reacciones cutáneas graves) que fueron identificados en una revisión anterior EMA en 2012. 
 
Por ello, el PRAC concluye que se necesita una evaluación a fondo de los beneficios y riesgos del ranelato de estroncio y propone que los siguientes cambios en ficha técnica sean considerados por el CHMP:
 
     * Protelos®/Osseor® sólo debe utilizarse para el tratamiento de la osteoporosis grave en mujeres posmenopáusicas con alto riesgo de fractura y osteoporosis grave en los hombres en situación de riesgo aumentado de fractura.
 
     * Protelos®/Osseor® no debe utilizarse en pacientes con historia actual o pasado de enfermedad isquémica cardíaca (como angina de pecho o infarto), enfermedad arterial periférica (obstrucción de los vasos sanguíneos grandes, a menudo en las piernas) o enfermedad vascular cerebral (como accidente cerebrovascular).
 
     * Protelos®/Osseor® no debe utilizarse en pacientes con hipertensión que no esté adecuadamente controlada con tratamiento habitual.
 
Todas estas recomendaciones del PRAC se han enviado al CHMP para su consideración en la próxima reunión del 22 al 25 abril de 2013. La EMA hará pública toda la información de la evaluación sobre el beneficio-riesgo del ranelato de estroncio, y será entonces cuando los profesionales de la salud de la UE recibirán la información detallada sobre las acciones apropiadas a tomar.
 

Debate sobre riesgo de fractura atípica de fémur con denosumab

Compañeros de la blogosfera sanitaria ya se han hecho eco de la carta de seguridad enviada por AMGEN a los profesionales sanitarios donde nos informan acerca del riesgo de fractura atípica de fémur con el uso de denosumab. Lo resumen con la frase: Se han notificado raramente casos de fractura atípica de fémur en pacientes con osteoporosis posmenopáusica que están recibiendo Prolia® (denosumab).
 
Por el mes de mayo del año pasado, se publicó en Hemos leído un resumen sobre la Lectura crítica: denosumab en fracturas osteoporóticas realizada por los compañeros de Navarra y fuimos testigos del necesario debate científico entre el laboratorio fabricante del producto Prolia® y el autor de la lectura crítica, Juan Erviti, donde cada uno defendía la evidencia disponible con disparidad de opiniones.
 
La réplica completa de Amgen a la lectura crítica del ensayo FREEDOM se puede leer en el comentario 1 de la noticia de Hemos Leído y la respuesta del autor en el enlace del comentario 2. Queremos destacar la siguiente réplica y contestación:
 
Comentario 4 (Amgen)
 
En relación al criterio de exclusión de aquellas mujeres que habían tomado bisfosfonatos orales durante más de tres años, se menciona en el artículo que “no hay ningún dato para recomendar el tratamiento con denosumab en estas mujeres”. En este sentido cabe tener en cuenta que esta población se excluyó para evitar interferencias en la evaluación de la reducción del riesgo de fractura dada la potencial acumulación de los bisfosfonatos a largo plazo. 
 
Se han comunicado datos de pacientes previamente tratadas con alendronato (entre 6 meses y 11 años) que pasan a tratarse con denosumab provenientes del estudio STAND, observándose que el patrón en la reducción de los marcadores de remodelado óseo y la ganancia de DMO en todas las localizaciones medidas observado con denosumab fue similar, independientemente del tiempo de tratamiento previo con alendronato. Asimismo, la incidencia y tipo de acontecimientos adversos fueron similares a los notificados en el estudio global.
 
 
Respuesta (Juan Erviti) 
 
Los autores argumentan que se excluyó a las mujeres que habían recibido bisfosfonatos durante más de 3 años “para evitar interferencias en la evaluación de la reducción del riesgo de fractura dada la potencial acumulación de los bisfosfonatos a largo plazo”. Este argumento es discutible ya que tanto el grupo denosumab como el control estarían expuestos por igual al tratamiento previo. Por otro lado, la utilización de bisfosfonatos a medio o largo plazo parece que se relaciona con efectos adversos óseos como osteonecrosis o un aumento de la incidencia de fracturas atípicas (diáfisis y subtrocánter). 
 
El hecho de que el denosumab inhiba el recambio óseo de forma similar a los bisfosfonatos induce a pensar que los efectos deletéreos óseos podrían potenciarse con la administración secuencial de ambos fármacos. Según los datos de reacciones adversas recogidas por la EMA a través del sistema de notificación espontánea, el sistema musculoesqulético es el que cuenta con mayor incidencia de reacciones adversas por denosumab. A fecha 20/07/2012 hay descritos 321 casos, de los que 86 son de osteonecrosis, 84 de dolor óseo ó maxilar y 11 de dolor musculoesquelético. 
 
La práctica clínica nos indica que el perfil de reacciones adversas óseas de denosumab es muy parecido al de los bisfosfonatos.
 
Por todo ello, es lógico pensar que los pacientes expuestos previamente a bisfosfonatos durante más de 3 años que reciban denosumab pueden ver potenciados los efectos óseos indeseables descritos para ambos tipos de fármacos.
 
El ensayo FREEDOM no nos ofrece información al respecto y la prudencia nos invita a pensar que en principio no parece conveniente indicar el uso de denosumab a pacientes que ya han sido expuestos a bisfosfonatos durante al menos 3 años, que es una parte importante de las mujeres usuarias de medicamentos para la osteoporosis. 
 
No tenemos evidencias de una hipotética eficacia del denosumab en reducir fracturas en este grupo de mujeres y sí tenemos datos sobre los efectos óseos indeseables del denosumab y bifosfonatos a largo plazo.
 

Balance beneficio-riesgo negativo para ácido nicotínico/laropiprant (Tredaptive®)


 
A finales del año 2012, ya nos informó la AEMPS del inicio de la revisión del balance beneficio/riesgo del medicamento Tredaptive® a nivel centralizado, ya que fue autorizado en el año 2008 por la Comisión Europea.
 a
Y ahora, durante su reunión de enero 2013, el Comité de Farmacovigilancia de Evaluación de Riesgos (PRAC) de la EMA ha llegado a la conclusión de que los riesgos son mayores que los beneficios para Tredaptive®, medicamento utilizado para tratar a los adultos con dislipidemia (niveles anormalmente elevados en sangre de grasas,  tanto triglicéridos como colesterol) y recomienda que este medicamento debe ser suspendido.
 
El siguiente paso es que esta recomendación sea valorada por el Comité de de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la EMA, que emitirá un dictamen científico final (en la reunión de esta semana).
 
 

El PRAC concluyó que los resultados preliminares del estudio muestran claramente que la administración de Tredaptive® junto con una estatina no tiene ningún beneficio adicional significativo en la reducción del riesgo de eventos cardiovasculares, tales como infarto cardiaco y accidente cerebrovascular en pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular. 
 
Aunque Tredaptive® reduce eficazmente los niveles de triglicéridos y aumenta la HDL, los datos del estudio HPS2-THRIVE no demostraron que esto diera lugar a mejores resultados clínicos en los pacientes, y la compañía no ha sido capaz de identificar un grupo específico de pacientes que podrían beneficiarse de este medicamento. Además, el estudio mostró un aumento en la frecuencia de efectos adversos graves en los pacientes que toman estos medicamentos, tales como sangrado, debilidad muscular, infecciones y diabetes.
 
Por lo tanto, a la luz de los últimos datos del estudio, el PRC considera que el balance beneficio-riesgo de Tredaptive® es negativo y ha recomendado a las autorizaciones de comercialización de este medicamento que debe ser suspendido. Por ello, MSD ya ha anunciado que está tomando medidas para suspender en todo el mundo la disponibilidad de Tredaptive® comprimidos de liberación modificada. 
 
18-01-2013.- EMA confirma la recomendación de suspender Tredaptive
 
AEMPS informa que, a partir del 26 de enero de 2013, Tredaptive dejará de estar disponible y no se podrá prescribir ni dispensar.

EMA: seguridad a largo plazo de antipsicóticos y bifosfonatos


 
La Agencia Europea de Medicamentos, a través del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) ha informado que, dentro del Séptimo Programa Marco sobre investigación en seguridad de medicamentos, va a priorizar, entre otros, la vigilancia a los siguientes grupos terapéuticos extensamente utilizados y sus efectos secundarios en la población:
 
Efectos a largo plazo de la seguridad de los antipsicóticos en pacientes con demencia
 
Alrededor de seis millones de personas en Europa padecen demencia. Aunque algunos medicamentos pueden modificar la progresión de la enfermedad, el pilar del tratamiento es controlar los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia. Los antipsicóticos se prescriben entre un 20-50% de los pacientes internados en instituciones, sin embargo el porcentaje es menor si el paciente vive en su casa o de sus familiares. Los antipsicóticos se dividen en antipsicóticos convencionales o típicos y los antipsicóticos atípicos en función de su propensión a causar signos y síntomas extrapiramidales y disquinesia tardía. Todos los antipsicóticos actúan a través del receptor de dopamina D2 pero los antipsicóticos atípicos afectan una gama más amplia de receptores, tales como los receptores de serotonina. Algunos atribuyen la diferencia en el perfil de efectos secundarios entre los antipsicóticos típicos y atípicos al efecto modificador de la serotonina mientras que otros postulan que es el tiempo que el receptor D2 está ocupado y la velocidad de disociación.
 
En 2005, el análisis de 17 ensayos controlados con placebo encontró que hubo una mayor tasa de mortalidad en las personas mayores a los que se les prescribieron antipsicóticos atípicos para la demencia. Esto llevó a las advertencias de Europa y en otros lugares sobre el uso de antipsicóticos atípicos en esta población. Sin embargo, la evidencia sobre si este efecto se extiende a los antipsicóticos típicos no esta disponible en gran parte debido a la falta de ensayos clínicos controlados aleatorios de estos fármacos, que se desarrollaron durante la década de 1950.
 
El objetivo del proyecto de la CHMP es investigar y cuantificar el aumento del riesgo de mortalidad en pacientes ancianos con demencia tratados con fármacos antipsicóticos y explorar los factores de riesgo y el mecanismo por el que se produce cualquier riesgo. Las variables a estudiar incluyen la dosis, insuficiencia renal, peso corporal, combinaciones de tratamientos y co-medicación. La investigación deberá generar información que pueda permitir la comparación de diferentes fármacos antipsicóticos con respecto a su riesgo cardíaco y eventos cardiovasculares así como la mortalidad en pacientes ancianos con demencia.
 
Efectos negativos a largo plazo de los bifosfonatos en el hueso
 
Los bifosfonatos son una clase de fármacos que actúan sobre el metabolismo óseo para disminuir la actividad de los osteoclastos. Hay dos subclases de los bifosfonatos: los que contienen nitrógeno (como el alendronato), que inhiben una enzima clave en la vía del mevalonato que conduce a una alteración de las proteínas reguladoras y la pérdida de actividad de los osteoclastos, mientras que los que no contienen nitrógeno (como el etidronato) inhiben la ATP-dependiente de enzimas intracelulares que conducen a la apoptosis de los osteoclastos. En ambos casos, la disminución de la actividad osteoclástica conlleva a la reducción del recambio óseo, aumento de la masa ósea y mejora de la mineralización del hueso.
 
La osteonecrosis de la mandíbula es un evento raro que se ha visto en asociación con el uso de todos los bisfosfonatos autorizados actualmente en Europa. Los factores genéticos pueden ser importantes en el desarrollo de este efecto adverso, y recientes hallazgos sugieren un posible papel del gen RBMS3 (Nicoletti et al., Oncology 2012, 17: 279-287).
 
También se han notificado fracturas atípicas de fémur subtrocantéreas y diafisarias con la terapia con bifosfonatos, sobre todo en pacientes que reciben tratamiento a largo plazo para la osteoporosis. Estas fracturas presentan una morfología diferente de las fracturas ocasionadas por la osteoporosis y se considera un efecto de clase de todos los bisfosfonatos autorizados en Europa.
 
Es difícil detectar los efectos adversos de los bifosfonatos en los huesos debido a factores de confusión. La osteonecrosis de mandíbula, de baja incidencia en la población, fue identificada debido a que varios casos se asociaron con el uso de bisfosfonatos y se realizó un examen más detallado. Del mismo modo, una fractura inusual del fémur después de un trauma mínimo planteó la sospecha de que la causa podía ser un efecto adverso de estos fármacos.
 
El propósito del proyecto de la CHMP es doble:
 
• Generar metodologías para estudiar la relación entre el uso de bifosfonatos y los efectos adversos a largo plazo en el hueso, incluyendo el estudio de la duración óptima del tratamiento con bifosfonatos para la osteoporosis, con el objeto de minimizar los riesgos a largo plazo.
 
• Medir la incidencia de osteonecrosis de la mandíbula y la incidencia de las fracturas femorales atípicas en relación con dosis altas y uso prolongado de bifosfonatos, teniendo en cuenta la duración del tratamiento y diferentes ventanas de tiempo en el que se tiene más riesgo de desarrollar el evento, incluidos los riesgos a largo plazo, así como otros posibles factores (incluyendo los genéticos), así como comparar entre sí los datos sobre seguridad de los diferentes bisfosfonatos.
 

Exposición accidental de parches transdérmicos en niños


 
La FDA acaba de publicar una alerta recordando a pacientes, cuidadores y profesionales de la salud, la importancia de extremar las precauciones en el adecuado almacenamiento, uso, aplicación y eliminación de los medicamentos en forma de parche transdérmico para evitar el potencial daño que la exposición accidental al ingrediente activo de estos medicamentos puede ocasionar sobre los mas pequeños de la casa. 
 
Concretamente, la FDA evaluó una serie de 26 casos pediátricos de exposiciones accidentales a los parches de fentanilo informados en los últimos 15 años. De estos 26 casos, diez terminaron en muerte y 12 en hospitalización. Dieciséis de los 26 casos ocurrieron en niños de dos años de edad o menores.
 
Los niños pequeños corren un riesgo especial de exposición accidental a los parches de fentanilo. Su agitación y curiosidad proporcionan oportunidades para que puedan encontrar los parches perdidos, o los desechados en la basura, o encontrar los parches mal almacenados. Además, un niño pequeño puede estar en riesgo de exposición cuando es “llevado a brazos” por alguien que lleva un parche parcialmente desprendido (sobretodo en época estival). 
 
La exposición de los niños pequeños a un parche de fentanilo puede dar lugar a efectos adversos graves incluso en parches ya usados, pues todavía contienen una dosis considerable de principio activo.
 
Como parte de una campaña de sensibilización pública sobre el desecho adecuado de los medicamentos en el año 2011, la FDA aconsejó a los consumidores sobre la correcta eliminación de parches de fentanilo cuando ya se han usado: la parte adhesiva del parche se debe doblar junta correctamente, de manera que el reservorio del principio activo no quede accesible, y luego se debe depositar en cualquier punto SIGRE (versión española).
 
Los profesionales sanitarios y los pacientes deben informar sobre cualquier caso de exposición accidental de los niños a parches transdérmicos. En España recomendamos enviar la información al Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos (ISMP-España), mediante el formulario que está situado en su página Web. 
 
Principios activos comercializados en parche transdérmico: 
 
Fentanilo: para casos de dolor crónico y grave que responde a opioide
Buprenorfina: en dolor moderado a severo oncológico y dolor severo
Estrógenos: en terapia hormonal sustitutiva
Testosterona: en hipogonadismo masculino
Nitroglicerina: para la prevención de la angina de pecho de esfuerzo y en reposo
Rivastigmina: tratamiento sintomático de la demencia de Alzheimer
Rotigotina: en parkinson y síndrome de piernas inquietas
Capsaicina: para tratamiento del dolor neuropático
 

Las señales en farmacovigilancia y VigiBaseTM

WHO-PN

 

Gracias a listas de distribución como la de e-farmacos de medicamentos esenciales, nos hacemos eco de un post del blog de la OMS, en donde se anuncia que el boletín WHO-PN (WHO Pharmaceuticals Newsletter) incorpora en su contenido desde principios de 2012 un apartado sobre “señales”.

Una “señal”, en términos de farmacovigilancia, se refiere a la información comunicada de una posible relación causal entre un acontecimiento adverso y un fármaco, cuando previamente esta relación era desconocida o estaba documentada de forma incompleta. Habitualmente se requiere más de una notificación para generar una señal, dependiendo de la gravedad del acontecimiento y de la calidad de la información. Las “señales” de este boletín se identifican a partir de las notificaciones de sospechas de reacciones adversas declaradas en la base de datos VigiBase™.

Hasta entonces, el documento que recogía las señales se elaboraba por parte del Uppsala Monitoring Centre (UMC) dentro del “WHO Programme for International Drug Monitoring”, y se distribuía entre las Agencias de Farmacovigilancia de los diferentes países en dónde profundizan el estudio de estas señales, analizan los datos, y emiten (si así lo consideran) la correspondiente Nota Informativa a sus profesionales sanitarios o la actuación que corresponda.

 

Disponemos pues ya de señales en los nº 1 (febrero 2012) y nº 2 (Abril 2012)  del WHO Pharmaceuticals Newsletter. Repetimos: “señal” se refiere a la información comunicada de una posible relación causal entre un acontecimiento adverso y un fármaco. (posible en negrita). Las señales generalmente, indican la necesidad de futuras investigaciones, las cuales pueden conducir- o no- a la conclusión de que el medicamento causó el evento.

 

isdb.bmpOtro tema interesante que queremos comentar, es sobre el acceso a la información contenida en VigiBaseTM: En febrero 2012 la ISDB solicitó acceso a esta información. La UMC está preparando resúmenes de la información contenida en esta base de datos, y anuncia en su blog que ofertará servicios de búsqueda a cualquiera con intereses legítimos en cuanto a la seguridad de los pacientes (médicos, dentistas, enfermeros, farmacéuticos, etc). La consulta más simple cuesta 5.000 SEK (coronas suecas), que al cambio son 560 euros. (Nota: ciertas Agencias como la Canadiense, ofrece sus datos  sin coste alguno).

AEMPS: vigilancia de la función renal en pacientes con dabigatrán


 
Si hace una semana advertíamos del riesgo de sangrado con dabigatrán, ahora es la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) la que informa a los profesionales sanitarios sobre las nuevas recomendaciones de vigilancia y control de la función renal en pacientes antes de iniciar el tratamiento con dabigatrán y a lo largo del mismo.
 
Dabigatrán es un anticoagulante oral, inhibidor de la trombina, autorizado para las siguientes indicaciones:
 
• Prevención primaria de episodios tromboembólicos venosos en pacientes adultos sometidos a cirugía de reemplazo total de cadera o cirugía de reemplazo total de rodilla, programada en ambos casos.
 
• Prevención del ictus y de la embolia sistémica en pacientes adultos con fibrilación auricular no valvular con uno o más factores de riesgo.
 
La aparición de episodios hemorrágicos es una posible reacción adversa, conocida y frecuente para dabigatrán. En los ensayos clínicos se observaron en el 14% de los pacientes tratados en cirugía de cadera o de rodilla y en el 16,5% de los pacientes tratados con fibrilación auricular.
 
Dado que la eliminación de dabigatrán se realiza mayoritariamente por vía renal, la insuficiencia renal, entre otros, constituye un factor de riesgo para la aparición de episodios hemorrágicos. Su uso está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal grave.
 
Adicionalmente, existen otros factores que incrementan el riesgo de sangrado durante el tratamiento con dabigatrán como son la edad > 75 años, insuficiencia renal moderada, bajo peso corporal, interacciones farmacocinéticas y farmacodinámicas con otros medicamentos, o patologías que comportan riesgo hemorrágico, (ver advertencias y precauciones en ficha técnica).
 
Recientemente se han notificado en Japón varios casos mortales de hemorragias en pacientes tratados con dabigatrán. Eran pacientes de edad avanzada (de 70 a 100 años), y algunos de ellos padecían insuficiencia renal grave, que constituye una contraindicación del uso de dabigatrán en Europa. Como consecuencia, las agencias de medicamentos europeas han revisado la información disponible sobre los casos de hemorragias notificados con dabigatrán.
 
La conclusión de esta revisión ha sido que, con objeto de minimizar el riesgo de hemorragia, es necesario insistir en que no deben tratarse con dabigatrán pacientes con insuficiencia renal grave, siendo necesario ajustar la dosis en aquellos con algún deterioro de la función renal. Para ello, ésta se debe valorar en los pacientes antes de iniciar el tratamiento y durante el mismo. Esto es especialmente relevante en pacientes de edad avanzada, en aquellos que pudieran tener insuficiencia renal no diagnosticada o en situaciones clínicas que puedan conducir al deterioro de la función renal.
 
Por ello, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP), comité científico de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) constituido por representantes de todas las agencias nacionales europeas, ha recomendado modificar la ficha técnica de Pradaxa® con objeto de intensificar las precauciones relativas al control de la función renal en pacientes candidatos al tratamiento con dabigatrán o que ya lo están recibiendo.
 
Las nuevas recomendaciones de control de la función renal son las siguientes:
 
• Antes de iniciar el tratamiento con dabigatrán debe evaluarse la función renal en todos los pacientes, calculando el aclaramiento de creatinina (ACr), con el fin de excluir a pacientes con insuficiencia renal grave (ACr<30 ml/min). 
 
• Durante el tratamiento, debe evaluarse la función renal en determinadas situaciones clínicas cuando se sospeche que la función renal podría disminuir o deteriorarse (hipovolemia, deshidratación, uso concomitante de determinados medicamentos). 

En pacientes mayores de 75 años o en pacientes con insuficiencia renal moderada o leve, debe evaluarse la función renal al menos una vez al año.
 

 Estas recomendaciones se incluirán próximamente en la ficha técnica, así como en las guías de prescripción y tarjeta de información para el paciente.
 
La AEMPS recomienda a los profesionales sanitarios: 
 
• Seguir estrictamente estas nuevas recomendaciones de control de la función renal en los pacientes en tratamiento con dabigatrán, o candidatos al mismo. 
 
• Valorar otros factores de riesgo de hemorragia y seguir las precauciones de empleo del medicamento, así como vigilar las posibles interacciones farmacológicas, descritas en la ficha técnica (interacciones farmacodinámicas: AAS, AINEs, Clopidogrel, entre otros; farmacocinéticas: amiodarona, claritromicina, ketoconazol, entre otros).