Boletines Hemos Leído (1) 2009

Un nuevo número de Hemos Leído ya está disponible.
– Clopidogrel e inhibidores de la bomba de protones: ¿una buena combinación?

– Antidepresivos eficaces en fibromialgia

 

Antidepresivos eficaces en fibromialgia

Los pacientes afectados de fibromialgia presentan dolor musculoesquelético crónico y generalizado además de una serie de características asociadas como fatiga, mala calidad del sueño y depresión, entre otros, que podrían mejorar tras la administración de antidepresivos.

Así parecen demostrarlo los resultados de un metanálisis publicado recientemente en The Journal of the American Medical Association (JAMA) en el que se han evaluado 18 ensayos clínicos que han incluido a 1.427 pacientes, en tratamiento con diferentes tipos de antidepresivos (tricíclicos (ADT), inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS), inhibidores de la recaptación de serotonina/ norepinefrina (ISRS/N), inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO) o bien tratados con placebo. La duración media de los ensayos fue de 8 semanas (rango 4-28 semanas).
Se observó una asociación entre la administración de antidepresivos y la reducción del dolor (-0,43; IC95% -0,55 a -0,30) y de la fatiga (-0,13; IC95% -0,26 a -0, 01) además de la mejora de la calidad del sueño (-0,32; IC95% -0,46 a -0,18)  y de los comportamientos depresivos (-0,26; IC95% -0,39 a -0,12), detectándose diferencias en función del tipo de fármaco. Los ADT administrados a dosis bajas (12,5–50 mg diarios) demostraron ser eficaces en reducir el dolor (-1,64; IC95% -2,57 a -0,71) y la fatiga, además de mejorar la calidad del sueño.  En cuanto a la reducción del dolor, la eficacia de otros antidepresivos fue menor que la registrada tras la administración de ADT;  ISRS (-0,39; IC95% -0,77 a -0,01), ISRS/N (-0,36; IC95% -0,46 a -0,25) o IMAO (-0,54; IC95% -1,02 a -0,07).
En el apartado de conclusiones, se recomienda la administración de  ADT (amitriptilina) o de ISRS/N (duloxetina) como medicamentos más eficaces para conseguir una reducción del dolor y mejorar la calidad del sueño.  Aunque se remarca que estas recomendaciones se realizan en función del número de pacientes estudiados (para ISRS/N) o en función de los efectos registrados (para ADT).
No obstante, los autores sugieren considerar la opinión del paciente antes de iniciar el tratamiento debido a que las enfermedades asociadas pueden conllevar a efectos adversos de estos fármacos.