Los ingleses revisan la seguridad de finasterida: cáncer de mama en hombres

 
 
La finasterida es un principio activo que se emplea para diversas indicaciones, entre ellas el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, y la alopecia androgénica.
 
En Reino Unido, como consecuencia de una serie de casos notificados en su sistema de farmacovigilancia y una revisión de la literatura publicada, se ha estudiado la posible asociación entre cáncer de mama en hombres y el uso de finasterida (5 casos con finasterida 5 mg- Proscar®, y un caso con finasterida 1 mg- Propecia®, principalmente durante los 5 primeros años de tratamiento).
A

Esta reacción adversa no resultó ser significativamente diferente a placebo en los ensayos clínicos previos (7·8/100.000 pacientes año vs 3·8/100.000 pacientes año; p=0.328), pero según declara la agencia inglesa, ”los datos muestran una tendencia hacia el cáncer de mama masculino, más frecuentemente en pacientes que habían recibido el finasteride, que en aquellos que no lo hicieron”.aLa agencia reguladora del país ha decidido incorporar esta información a la ficha técnica de los productos afectados y a los prospectos.

  

Por ello, aquellos médicos que tengáis pacientes varones en tratamiento con finasteride: adviértanles que si detectan bultos, dolor o secreción del pezón, se lo comuniquen a su médico.

Finasterida no se asocia a incremento del riesgo de fractura de cadera.

Aunque se ha sugerido que la disminución de los niveles plasmáticos de la dihidrotestosterona que se produce en los pacientes tratados con finasterida podría traducirse a largo plazo en alteraciones óseas, los estudios realizados hasta la fecha, no han mostrado efectos en la densidad mineral ósea o los marcadores de formación y de resorción ósea.
Según un estudio de casos y controles publicado en JAMA no se ha encontrado que finasterida, utilizada en la hiperplasia benigna de próstata, incremente el riesgo de fractura de cadera (OR 0.77, IC95% 0.29-1.00, p=0.04). Se incluyeron 7076 casos (varones mayores de 45 años y con fractura de cadera) y un número igual de controles emparejados por edad y centro médico.
El estudio mostró un riesgo superior de fractura de cadera entre los pacientes con una prescripción reciente de alfa-bloqueantes (en los primeros 30 días: OR 2.04; IC95% 1.19-3.49) que los autores atribuyen al efecto adverso de hipotensión ortostática causado por estos fármacos al inicio del tratamiento.