El PRAC recomienda retirar el ranelato de estroncio

prac1.JPG

El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) ha recomendado suspender la autorización de comercialización del ranelato de estroncio, tras finalizar la revisión del balance beneficio-riesgo.

 Desde su comercialización en 2004, el ranelato de estroncio ha sido objeto de varias notas informativas de seguridad y las correspondientes cartas de seguridad que han perfilado su seguridad, y en breve podría decidirse la suspensión de su autorización.

 El PRAC ha valorado en su decisión, el incremento de acontecimientos cardiacos graves y de tromboembolismo junto a otros riesgos importantes (reacciones adversas cutáneas graves, alteraciones de la conciencia, convulsiones, hepatitis y citopenias), las dudas sobre la utilidad de las restricciones de uso que recomendó en abril de 2013, y los beneficios en la osteoporosis, y concluye que actualmente el balance beneficio-riesgo es desfavorable, por lo que recomienda la suspensión de la autorización de comercialización.

 En espera de que se produzca la decisión final europea, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda:

         no iniciar nuevos tratamientos con Protelos® / Osseor®.

         En los tratamientos actualmente en  curso, valorar que se cumplen las condiciones de uso, particularmente en la limitación de la indicación a osteoporosis severa con alto riesgo de fracturas, y no administrarlo a pacientes con antecedentes de cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica o enfermedad cerebrovascular, o aquellos con HTA no controlada.

PRAC recomienda restricciones de uso para ranelato de estroncio


 
La Comisión
de Evaluación del Riesgo en Farmacovigilancia (PRAC) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha recomendado restricciones en el uso de ranelato de estroncio (Protelos®, Osseor®), basándose en el resultado de una revisión de rutina sobre beneficio-riesgo de los medicamentos, conocidas como “informe de actualización periódica sobre seguridad o IPS”. En espera de confirmación por parte del Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP), esta será la primera vez que una evaluación IPS conduce directamente a una recomendación para limitar el uso de un medicamento.
 
Este mecanismo (IPS) se acaba de introducir en la nueva normativa sobre farmacovigilancia. Consiste en evaluar los beneficios y riesgos de los medicamentos autorizados en la Unión Europea a través de la información proporcionada por los laboratorios que comercializan los productos en un período de tiempo establecido. Esto hace que el control de seguridad de los medicamentos sea aún más rápido y eficaz, ofreciendo medidas reglamentarias para garantizar el uso seguro de los medicamentos en beneficio de los pacientes. 
 
En este caso, el PRAC ha recomendado las restricciones de uso del ranelato de estroncio, tras observar en la evaluación que existía un mayor riesgo de problemas cardíacos, incluyendo ataques al corazón. Protelos® y Osseor® son medicamentos utilizados en el tratamiento de la osteoporosis. Datos de estudios clínicos mostraron un aumento en el riesgo cardíaco en mujeres posmenopáusicas que tomaban ranelato de estroncio en comparación con las que tomaron placebo, aunque no hubo un aumento en las muertes.  
 
En general, los datos son preocupantes dada la coexistencia de otros riesgos graves (tromboembolismo venoso y reacciones cutáneas graves) que fueron identificados en una revisión anterior EMA en 2012. 
 
Por ello, el PRAC concluye que se necesita una evaluación a fondo de los beneficios y riesgos del ranelato de estroncio y propone que los siguientes cambios en ficha técnica sean considerados por el CHMP:
 
     * Protelos®/Osseor® sólo debe utilizarse para el tratamiento de la osteoporosis grave en mujeres posmenopáusicas con alto riesgo de fractura y osteoporosis grave en los hombres en situación de riesgo aumentado de fractura.
 
     * Protelos®/Osseor® no debe utilizarse en pacientes con historia actual o pasado de enfermedad isquémica cardíaca (como angina de pecho o infarto), enfermedad arterial periférica (obstrucción de los vasos sanguíneos grandes, a menudo en las piernas) o enfermedad vascular cerebral (como accidente cerebrovascular).
 
     * Protelos®/Osseor® no debe utilizarse en pacientes con hipertensión que no esté adecuadamente controlada con tratamiento habitual.
 
Todas estas recomendaciones del PRAC se han enviado al CHMP para su consideración en la próxima reunión del 22 al 25 abril de 2013. La EMA hará pública toda la información de la evaluación sobre el beneficio-riesgo del ranelato de estroncio, y será entonces cuando los profesionales de la salud de la UE recibirán la información detallada sobre las acciones apropiadas a tomar.
 

Riesgo de fracturas y utilización de medicamentos antiosteoporóticos: una relación desproporcionada.

La revista Osteoporos Int acaba de publicar un revelador estudio sobre la prevalencia de factores de riesgo de fractura por osteoporosis y la prevalencia de tratamientos antiosteoporoticos en la Comunidad Valenciana a partir de los datos recogidos de la cohorte ESOSVAL.
 
Se trata de un estudio transversal, que analizó datos de 5.310 mujeres y 5.725 hombres de edad igual o superior a 50 años atendidos  en 272 centros de salud de atención primaria de la Comunidad valenciana entre los años 2009 y 2010. Se recogieron los datos demográficos, antropométricos, clínicos y de tratamiento de los pacientes registrados en ABUCASIS, herramienta informática que recoge los datos clínicos y de prescripción de los pacientes atendidos por la Agencia Valenciana de Salud. 


  

Entre otros datos clínicos se registraron los factores de riesgo de fractura, como historia de fractura de cadera en padres o hermanos, antecedentes personales de fractura osteoporótica en cualquier localización, ingesta de alcohol regular, hábito tabáquico, sedentarismo, nº de caídas en el año anterior, ingesta diaria de calcio a través de la alimentación y uso de glucocorticoides. 
 
En cuanto al tratamiento farmacológico se  recogió el uso de suplementos de calcio y vitamina D así como de fármacos antiosteoporóticos (bifosfonatos, raloxifeno, ranelato de estroncio, calcitonina, hormona paratiroidea y teriparatida). Se consideró que el paciente estaba en tratamiento con alguno de estos medicamentos si había recibido cualquiera de ellos tres meses antes de la fecha de su inclusión en la cohorte de estudio.
 
Se empleó la herramienta FRAX® calibrada para España que calcula el riesgo a 10 años de fractura osteoporótica principal (vertebral patológica, cadera, antebrazo o húmero) y el riesgo a 10 años de fractura de cadera en cada paciente. Para definir la población con alto o bajo riesgo se emplearon los criterios del Scientific Advisory Council of Osteoporosis in Canada que clasifica las puntuaciones FRAX en bajo riesgo (riesgo de fractura a los 10 años <10%), riesgo intermedio (10-19%) y alto riesgo (≥20%) para  fracturas osteoporóticas principales, y bajo riesgo (<3%) o alto riesgo (≥3%) para  fracturas de cadera.
 
Señalamos algunos de los resultados encontrados:
 
– Los factores de riesgo de fractura en mujeres fueron la vida sedentaria (22,2%) y fractura previa (15,8%), mientras que en hombres destacaron la baja ingesta de calcio (21,4%) y el tabaquismo (20,9%).
 
– Con respecto al riesgo de fractura el estudio mostró que el 28,8% del total de las  mujeres tenían un riesgo de fractura de cadera a los 10 años ≥3%, pero en el tramo de edad de mujeres de 50 – 64 años este porcentaje  bajaba hasta un 0,7% de las mujeres.
 
– Al 23,8% de las mujeres y al 5,2% de los hombres se les había realizado una densitometría ósea (DMO), llamando los autores la atención que, en el grupo de mujeres de 50 a 65 años, a 1 de cada 4 se les había realizado una DMO, a pesar del bajo riesgo de fractura en este tramo de edad. La densitometría en mujeres de menos de 65 años es una de las pruebas identificadas como de escaso valor clínico en un trabajo recientemente  publicado en Annals of Internal Medicine.
  
– Con respecto a la utilización de medicamentos: el 27,7% de las mujeres y el 3,5% de los hombres tomaban suplementos de calcio y/o vitamina D. Y el 28,2% de las mujeres estaban en tratamiento con algún fármaco antiosteoporótico.
 
– Centrándonos en el grupo de mujeres de 50 a 64 años, el 22% de éstas recibían tratamiento antiosteoporótico (recordemos, esas mismas donde solo un 0,7% de ellas tenían un riesgo ≥3% de fractura de cadera a los 10 años). Es decir, para estos casos en los que no hay necesidad de tratamiento, no se aporta beneficio pero si algún efecto adverso (necrosis mandibular, fracturas atípicas).
 
El articulo llama la atención sobre el contraste entre altos niveles de tratamiento farmacológico y baja prevalencia de factores de riesgo en adultos jóvenes que, sumado a la sobreutilización  de la DMO, se traduciría todo ello en un impacto muy importante en el gasto sanitario ya que ese grupo de edad (mujeres de 50 -64 años) representa  mas de la mitad de las mujeres mayores de 50 años. En “roman paladino”: un despilfarro.
 

 

Ranelato de estroncio: nuevas contraindicaciones de uso


 
La Agencia Europea
de Medicamentos (EMA) ha emitido una nota informativa que recoge nuevas contraindicaciones de uso de ranelato de estroncio. Tras la revisión, la EMA confirma el balance beneficio-riesgo positivo de ranelato de estroncio, pero recomienda que no debe utilizarse en pacientes con tromboembolismo venoso actual o previo (trombosis venos profunda y embolismo pulmonar y en pacientes inmovilizados de forma temporal o permanente).  
 
Además debe informarse a los pacientes sobre la aparición de reacciones dermatológicas graves y de sus posibles signos y síntomas con objeto de facilitar la detección precoz de este tipo de reacciones. El periodo de mayor riesgo de aparición son las primeras semanas de tratamiento,
 El riesgo de TEV es más frecuente en pacientes de edad avanzada, por lo que recomienda valorar la necesidad de continuar el tratamiento en pacientes mayores de 80 años.
 
La publicación en 2011 de un estudio que identificó 199 reacciones adversas graves, motivó que la Agencia Europea de Medicamentos iniciara una revisión sobre la toxicidad de ranelato de estroncio.

Más información en la Nota Informativa de la Agencia Española del Medicamento

 

Revisión EMA sobre toxicidad de ranelato de estroncio


 
La Agencia Europea
del Medicamento (EMA) ha iniciado una revisión de los medicamentos que contienen ranelato de estroncio (Protelos® y Osseor®), para determinar si los casos de tromboembolismo venoso y erupción cutánea con eosinofilia y síntomas sistémicos tienen impacto sobre su perfil de beneficio-riesgo y de sus condiciones de uso.
 
Protelos® y Osseor®, de los Laboratorios Servier, fueron autorizados mediante el procedimiento centralizado, el 21 de septiembre de 2004 y están indicados en el tratamiento de la osteoporosis postmenopáusica para reducir el riesgo de fracturas vertebrales y de cadera.
 
Los eventos adversos de tromboembolismo venoso (TEV) y erupción cutánea con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS) ya estaban descritos para estos medicamentos. El riesgo de TEV fue identificado en los ensayos clínicos y el síndrome de DRESS a través de la notificación espontánea poco después de la concesión de la autorización de comercialización inicial, y las advertencias de ambos efectos adversos se incluyeron en la información del producto. Así mismo, se abordan en el plan de Gestión de Riesgos y se han mantenido bajo estrecha vigilancia por el Comité de la Agencia de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la EMA.
 
Ahora, un estudio realizado en Francia analiza las notificaciones espontáneas de los efectos secundarios asociados con el uso de ranelato de estroncio, recibidas directamente por el Laboratorio Servier o por la autoridad sanitaria francesa (Afssaps), desde enero de 2006 hasta marzo de 2009. Se ha recibido informe de 199 reacciones adversas graves, de los cuales 52% fueron cardiovasculares (con más frecuencia de eventos TEV) y el 26% a nivel cutáneo. 
 
Los autores concluyen que el síndrome de DRESS es impredecible, pero que el riesgo de TEV puede reducirse mediante la inclusión de una contraindicación para pacientes con antecedentes de TEV y procediendo a la interrupción del tratamiento si tuviera lugar una nueva situación de riesgo de TEV
 
Sobre la base de esta actualización de farmacovigilancia y a la espera de una revisión en toda la UE, Afssaps recomienda restringir el uso de ranelato de estroncio a pacientes menores de 80 años, con alto riesgo de fracturas y que no pueden tomar bisfosfonatos.
 
El CHMP está revisando todos los datos sobre los problemas de seguridad cardiovascular y cutánea, teniendo en cuenta las medidas de minimización de riesgos y su impacto en el balance beneficio-riesgo en la utilización de ranelato de estroncio. El Comité emitirá un dictamen sobre las medidas necesarias para garantizar el uso seguro y eficaz de estos medicamentos, y si la autorización de comercialización de estos medicamentos debe ser modificada, suspendida o revocada.
 
Como esta evaluación está en curso, todavía no se recomienda ningún cambio en las condiciones de uso de Protelos® y de Osseor® en toda Europa.

Boletín Hemos Leído (4) 2009

Un nuevo número de Hemos Leído ya está disponible.
 
– En hipertensión: cuanto más simple, mejor
– Actualización de la guía para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca
– Rabdomiolisis asociada a sitagliptina y estatinas
– El ralenato de estroncio puede causar alopecia

El ranelato de estroncio puede causar alopecia

Según un artículo publicado en BMJ y realizado por el Centro de Farmacovigilancia de Castilla León, el ranelato de estroncio (Osseor®, Protelos®) podría causar alopecia.

De las 56 reacciones adversas remitidas al Sistema Español de Farmacovigilancia desde mayo de 2005 hasta enero de 2008, cinco de ellas (8.9%) se relacionan con alopecia. El porcentaje es superior a los casos de alopecia que figuran en la base de datos del sistema (0.4%) o respecto a los relacionados con mujeres posmenopáusicas (0.5%). 

Los casos se han descrito en mujeres que lo tomaban a dosis usuales de 2g/día y de los cinco casos uno no se había recuperado a los tres meses de la retirada del fármaco. El riesgo (OR) de alopecia calculado para el ranelato de estroncio en mujeres posmenopáusicas fue de 14.2 (IC95% 5.4-37.3) el cual sería superior al de otros fármacos conocidos de inducir alopecia como acitretina (OR: 4.7; IC95% 1.7-12.7), metotrexato (OR: 3.0; IC95% 0.4-21.8) o doxorrubicina (OR: 2.4; IC95% 0.3-17.2). 

Según los autores, es la primera publicación que describe esta relación y, aunque este efecto adverso no compromete la vida ni causa discapacidad, sí causa importantes efectos adversos en la autoestima, bienestar psicológico e imagen corporal.