Anticolinergicos inhalados en EPOC: Ensayo UPLIFT

El metanálisis de Singh y cols. en JAMA (HL414) y el estudio de casos y controles de Lee y cols. (Ann Int Med) han sugerido que el tratamiento con anticolinérgicos inhalados en pacientes con EPOC podría estar asociado con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares. La FDA, tras analizar los datos facilitados por el laboratorio propietario, advertía en julio de este año sobre un posible incremento de ictus asociado al tratamiento con tiotropio (2 casos mas por cada 1.000 pacientes tratados), aunque retrasaba sus conclusiones a la espera de resultados más concluyentes, entre otros, los del ensayo UPLIFT.
Pues bien, el estudio ya se ha publicado en el NEJM.
El ensayo (doble ciego, aleatorio), esponsorizado por Boehringer Ingelheim y Pfizer, compara el tratamiento con tiotropio o placebo en 5993 pacientes con EPOC mayores de 40 años y volumen espiratorio forzado (FEV1) y FEV1/FVC <70% con un seguimiento de 4 años. A los pacientes se les permitió otros tratamientos concomitantes a excepción de anticolinérgicos inhalados (más del 60% estaban tratados con agonistas beta-adrenérgicos).
El resultado primario del ensayo fue el deterioro en el FEV1 y FVC como medida subrogada de la evolución de la enfermedad y los resultados son globalmente desalentadores dado que su tendencia fue semejante en ambos grupos. Del mismo modo, a pesar de que el nivel de salud medido con el cuestionario St George (SGRQ) fue favorable al tiotropio, las diferencias mínimas no tuvieron una repercusión clínica y su deterioro fue similar en ambos grupos.
Los resultados de otras variables secundarias muestran que el tratamiento con tiotropio retrasó la aparición de la primera reagudización y hospitalización por EPOC, pero no la evitó. De forma que el número de exacerbaciones y de ingresos no varió significativamente entre los dos grupos (2001 vs 2049 y 759 vs 811 respectivamente).
Eso si, en lo relativo a efectos adversos, no se confirman a priori los malos resultados de eventos cardiovasculares observados en el metanálisis de Singh. Por otro lado, los pacientes tratados con tiotropio tuvieron significativamente menos episodios de disnea (RR 0,75) e insuficiencia respiratoria (RR 0,73) que el grupo placebo.

Anticolinérgicos inhalados y riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes con EPOC

Un metanálisis publicado recientemente en JAMA, muestra que la administración de anticolinérgicos inhalados (bromuro de ipratropio, tiotropio) durante más de 30 días se asocia con un incremento del riesgo de mortalidad cardiovascular, infarto de miocardio o ictus en pacientes diagnosticados de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).
Los autores analizan ensayos clínicos que han utilizado anticolinérgicos inhalados para el tratamiento de la EPOC, con un seguimiento >30 días y que hayan registrado efectos adversos cardiovasculares graves. En total, seleccionan 17 ensayos clínicos (12 realizados con bromuro de tiotropio y 5 con ipratropio), que incluyen 14.783 pacientes.
La variable principal (combinado de muerte cardiovascular, infarto de miocardio e ictus) se registró con mayor frecuencia en pacientes tratados con anticolinérgicos que en el grupo control (1,8% y 1,2% respectivamente [RR 1,58; IC95% 1,21-2,06]). En el análisis de los componentes de forma aislada, observan diferencias estadísticamente significativas en muertes de origen cardiovascular (RR 1,80; IC95% 1,17-2,77) e infartos de miorcardio (RR 1,53; IC95% 1,05-2,23) que son especialmente relevantes en ensayos de más de 6 meses de seguimiento. Respecto al incremento de riesgo de ictus y mortalidad por cualquier causa, las diferencias apreciadas no son estadísticamente significativas (RR 1,46; IC95% 0,81-2,62 y RR 1,26% IC95% 0,99-1,61), aunque, según los autores, esta falta de significatividad podría atribuirse a la falta de poder estadístico de los ensayos analizados.
No es la primera vez que oímos hablar de eventos cardiovasculares asociados al uso de estos fármacos. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo la FDA comunicaba que el laboratorio Boehringer Ingelheim estaba evaluando la seguridad del  bromuro de tiotropio (Spiriva®) indicado para el tratamiento del broncoespasmo asociado a EPOC, al haberse detectado un posible incremento del riesgo de ictus.
A la vista de estos resultados y a la espera de las conclusiones de la FDA, los facultativos y pacientes deberían de considerar estos datos y valorar individualmente, en cada paciente, la relación beneficio/riesgo.

El estudio INSPIRE: salmeterol/fluticasona vs. tiotropio en EPOC

En enero se publicó en la revista Am J Respir-Crit Care Med el estudio INSPIRE; un ensayo clínico financiado por GlaxoSmithKline que valora la eficacia del tratamiento combinado salmeterol/fluticasona (SFC) 50/500 µg dos veces al día o tiotropio 18 µg un vez al día, para prevenir las exacerbaciones en EPOC severo y muy severo. Se incluyeron 1323 pacientes, mediante un diseño aleatorizado, multicéntrico, doble ciego y con seguimiento de 2 años. Es el primer estudio que compara directamente la administración de un corticoide inhalado combinado con un betaagonista de larga duración (SFC) frente a un anticolinérgico de larga duración (tiotropio).
Los autores no encuentran diferencias en la tasa de exacerbación entre ambas terapias SFC vs. tiotropio (razón de tasas 0.967; IC95% 0.836-1.119). En los objetivos secundarios, se produjeron más abandonos entre los pacientes con tiotropio. La probabilidad de retirada del estudio en la semana 104 fue de 34.5% para SFC y de 41.75% para tiotropio (HR 1.29; IC95% 1.08-1.54). También se encontró un inesperado menor número de muertes en los pacientes tratados SFC (HR 0.48; IC 0.27-0.85), así como una pequeña diferencia significativa en el nivel de salud medida con el cuestionario de calidad de vida de St George (SGRQ) de 2,1 unidades a favor de SFC (IC95% 0.1-4.0), aunque no alcanza la diferencia mínima clínicamente importante. Por el contrario observan un mayor número de neumonías en los pacientes tratados con SFC, a pesar de que como se ha comentado, la mortalidad fue más baja.
Para los autores la reducción en la mortalidad observada en el INSPIRE respalda la hallada en el estudio TORCH, donde la combinación de salmeterol/fluticasona rozaba la significación estadística comparado con placebo (HR 0,825; IC95% 0,681 a 1,002; p=0,052). Sin embargo, serán necesarios más estudios con potencia suficiente en mortalidad, para confirmar estos hallazgos.